Páginas vistas en total

domingo, 11 de diciembre de 2016

LUIS RAYA PONE LA CAZA DE PERDIZ AL ALCANCE DE CUALQUIERA

Poder realizar un día de caza de perdiz en los tiempos que corren, es difícil actualmente, debido a que esta práctica es cara y las perdices cada vez son más escasas en el campo de la Sierra Sur.
     No obstante, Luis Raya, un empresario frailero ha ideado una fórmula que arregla los dos inconvenientes antes citados y propone a los aficionados a este deporte soluciones adecuadas.  Así, por unos  83 euros  se puede ‘matar el gusanillo de la caza’ y pasar un día divertido en el coto de ‘Las Lomillas’ en un ambiente de campo y con diversos alicientes, en el que se encuentran con una flora compuesta de abundante tomillo, matojo, retama, todo ello rodeada de unos preciosos encinares. Es el escenario perfecto para la caza de perdiz..
      La jornada comienza a las 9:00 horas, cuando los cazadores son trasladados desde Frailes a dicho coto. Una vez allí, se hace el sorteo de los puestos, la cacería se divide en cuatro ganchos, siendo los puestos rotativos para que todos los cazadores tengan el mismo número de oportunidades. Se tiran unas 250 perdices para que vuelen y entren a los puestos que se han repartido anteriormente.
     El pasado día 8 de diciembre, se ofreció una cacería de perdices, en la que se tiraron 250 animales y en la que intervinieron unas 20 personas, y donde la mayoría de los cazadores disfrutaron, pudiendo al final sacar los perros y rebuscar las piezas que en un principio se perdieron.
     A pesar de que no es lo mismo la caza de perdiz al aire libre y sin tirar las perdices, los aficionados han encontrado esta forma de practicar su practica favorita. Las perdices que se matan son de granja pero la caza se adapta al periodo de veda que va desde mediados de octubre a mediados de marzo. Es una caza dirigida y modelada por el promotor de la granja y dueño del coto, pero los aficionados encuentran una forma de satisfacer su ansiedad y afición de esta forma.
     En la granja la perdiz se cria en libertad tanto por la vegetación que hay como por la práctica de tener el trigo y los alimentos naturales en el suelo.    
La granja cinegética está situada en una zona privilegiada en la Sierra Sur , con un paisaje ideal para la cría de perdiz. En la actualidad dispone de varias naves con inmensos voladeros, teniendo como principal finalidad: la repoblación de cotos, la selección  de pájaros de reclamo y las cacerías de gran calidad que realiza  entre los meses de octubre a abril en el coto ‘Las Lomillas’.  Los pájaros cuando se sueltan en los cotos pueden adaptarse perfectamente al nuevo ambiente, al estar muy amplios y con grandes espacios esta perdiz va con un inmejorable aspecto tanto de pluma como de cola.
Los aficionados llegan de diversos lugares de toda la comarca, suelen pasar un dia divertido, en el precio que pagan por la cacería está incluido un aperitivo por la mañana y una comida al mediodía.
Actualmente, los aficionados a la caza de perdiz saben que es un artículo de lujo y hay que tener dinero para satisfacer esta afición. No obstante con la fórmula ideada por el promotor Luis Raya, un día de caza puede estar al alcance de cualquiera, es como si hubiera socializado esta práctica, al mismo tiempo se disfruta del paisaje y del medio ambiente, compartiendo con otras personas este ‘gusanillo’ que es difícil de satisfacer, porque se han acabado aquellos tiempos en que la caza era abundante y se podía salir al campo varias veces durante la temporada.
Al finalizar la jornada, el cazador se va satisfecho, con varias piezas cobradas que puede lucir ante su familia o conocidos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario