Páginas vistas en total

jueves, 1 de diciembre de 2016

ESTAN DERRIBANDO LA 'CASA DEL COÑO'

Desde hace varias semanas, el destartalado edificio de la ‘Casa del Coño’ está siendo demolido por la empresa Víctor Rueda, con ello se da fin a la pesadilla urbanística que supuso esta edificación que se levantó en los primeros decenios del siglo XX, también se llamó la ‘Casa del Pecado’.
El edificio fue definido por el investigador Francisco Martín como un exabrupto urbano que sobrepasó las alturas de todas las casas de la calle Real y quiso emular los desaguisados de muchas ciudades capitalinas de los años sesenta, sustituyendo las antiguas casas de vecinos por estos bloques de colmenas humanas, sin las mínimas previsiones de afrontar cualquier riesgo o emergencia. Ahora la empresa encargada de la demolición está haciendo un trabajo espaciado y casi manual para evitar los peligros que el derrumbe podría ocasionar, se trata de llevar a cabo la demolición por medios manuales  hasta el nivel de la medianeria de menor altura, con vertido de escombros hasta las plantas inferiores , a través de huecos abiertos  de los forjados, así como el vertido de los mismos a los dos patios existentes, se ha hecho el desmonte de los elementos sueltos e imprescindibles, asimismo se han colocado los testigos necesariosen las fisuras de las viviendas medianeras y se ha realizado la apertura de huecos en los forjados para evacuar el escombro de las plantas superiores a la de apertura, aunque los inconvenientes se están sucediendo, pues la calle está cortada y por ella no se puede subir hasta la fortaleza de la Mota y muchos vecinos de la parte alta de la calle tienen que dar diversos rodeos para llegar a sus domicilios.
El proyecto para la demolición del edificio fue realizado por el arquitecto técnico Juan Pedro Montijano y el Ayuntamiento ha tenido que hacer una inversión de 103.902 euros para que desaparezca este bloque de pisos. La superficie a demoler es de 4.318 metros cúbicos.
El inmueble ya se encontraba deshabitado, cerrado y en un avanzado estado de ruina, con los suministros de agua y electricidad cortados.
En total eran 18 propietarios los  que tenían inmuebles que oscilaban  entre los  30 metros cuadrados, 75, 83 y 88 . Todos ellos han sido notificados para recibir la oportuna indemnización.
Dicho edificio, otra vez según Francisco Martín,  ha sido un monumento al engendro urbanístico que era propio de un desarrollo salvaje e insostenible.
La solución adoptada fue estudiada para demoler el edificioy evitar el peligro de hundimiento del mismo, habida cuenta del estado avanzado de ruina que tenía y evitar en el proceso daños a los edificios colindantes.
Una vez terminada la demolición quedará un buen espacio para que tenga un buen fin y desaparezca el desaguisado urbanístico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario