Páginas vistas en total

domingo, 25 de septiembre de 2016

LA FERIA DE GANADO ES UNA RELIQUIA


La feria de ganado alcalaína es una reliquia que se mantiene viva hasta ahora, aunque las formas han cambiado mucho y no se parece mucho a las ferias de ganado de antaño.
     En el día de ayer, abrió sus puertas a partir de las 8:00 horas y sobre las 12:00 horas el ambiente era multitudinario y una gran cantidad de personas se relacionaban en la misma.
     La feria de ganado de ahora es de otra manera, los animales son trasladados por medio de remolques hasta ella y hay menos especies. Ayer, se vieron en Alcalá la Real una serie de caballos, mulos, burros y algún pony, nada que ver con aquellas ferias donde había otras especialidades de animales.
     No obstante, el ambiente era propicio y los hombres con sombrero y una gancha o vara en la mano se veían por doquier. Hablaban entre ellos y hacian tratos.

     Un experto en ventas de ganado, manifestó que los precios de los caballos y yeguas oscilan entre los 2.000 a los 5.000 euros,y los precios de un burro desde los 800 euros hacía arriba, aunque añadió que hay que ver las características de cada animal.
      La mayoría de los caballos y asnos los tiene  la gente para montar en ellos y no realizan trabajos de fuerza. Aunque costear a un animal de estas características tiene su precio, pues necesita unas instalaciones adecuadas y una comida concreta.
      La venta de ganado es el origen de la feria alcalaína que se fue complementando con actividades comerciales y festivas. La actual feria tiene su origen en 1688 por privilegio del rey Carlos II. Ahora se celebra en las praderas del Coto, junto al parque de Bomberos.
      Junto a la feria de ganado se instalaron una serie de ‘chiringuitos’ para ofrecer bebida y comida a los ciudadanos, además también había tiendaas de utensilios para los animales, como jaquimas o monturas para que los jinetes estén seguros cuando montan al animal.
     Hoy seguirá el segundo día de la feria de ganado.     

viernes, 23 de septiembre de 2016

LA FERIA


La feria se repite cada año, más o menos es siempre lo mismo, pero cada uno le da su punto de diversión. Ayer no iba a ir al ferial, pero recibí un 'guasap' del secretario general del PSOE y por respeto a este partido, fui a la caseta que tienen en el ferial. Allí llegué y me encontré con Elena Víboras que departía con Paco Martín y su mujer; el secretario general de los socialistas de Frailes,José Luis Martín y algún otro. Cecilia Alameda me saludó. Estaban haciendo un arroz caldoso pero había una persona que le retiraba el caldo al recipiente porque parecía que era mucho. El secretario general del PSOE estaba con la delegada del Gobierno, Ana Cobo y con otros dirigentes provinciales del PSOE. Después de tomar una cerveza sin alcohol me fui de la caseta del PSOE, y fuí a la caseta de la Borriquilla. Allí, prepararon unas papas con salchichas y eran gratis. Me dí una vuelta por el recinto ferial, casi todas las casetas tenían gente, unas más que otras, pero había poco ambiente, el propio de un jueves de feria. En la caseta municipal, un hombre cocinaba papas con huevos en una sartén muy grande. En el escenario un trío tocaba canciones para enamorados y un par de parejas bailaban con nostalgia y se recreaba en su figura.
Por la noche, dicen que si hubo bastante diversión, con la actuación de la orquesta 'La Tentación', parece que Alcalá ha caído en ella y la gente acude a estas actuaciones en masa.

jueves, 22 de septiembre de 2016

LA VIDA EN OTOÑO

Estaba solo y pensaba en mi vida, en la vida que es una. En Rafi que había dicho no sé qué de facismo en Semana Santa. En estos días de jubilo y euforia que he pasado como si estuviera de vacaciones; salí temprano a andar y mi cabeza daba vueltas como si una ebullición de aire se me hubiese colado. Meditaba a la vuelta, la feria estaba allí, colocándola, para que se diviertan por decreto durante cinco días y velar por las sanas costumbres. Tenía un eczema en el lado izquierdo de la frente y me ponía miel natural para no contagiarme. Estuve cuatro días pateando la ciudad aquella junto al mar, viendo gente divertida que desayunaba, comía y miraba iglesias y cosas raras. El Pimpi ofrecía menús para ricos a 16 euros y había una terraza en un quinto piso, donde se podía tomar un gin-tonics a 7 euros pero muy cerca de la luna, aunque había que hacer equilibrios para no pisar a la gente que se sentaba en el suelo. 
En Frailes habían hecho una exhibición de autos con grandes ruedas. En el Paseo de los Álamos habían entrado las bicicletas. Me entretenía viendo citas de amor a ciegas y oraba para que los enamorados se entendieran. 
Ayer, apenas salí a la calle, estuve contando las nubes que volvían al cielo a preparar la lluvia de este otoño. Me dijeron que tenía la fecha de caducidad pegada al culo pero los dolores se habían apagado. Desperté y aún era de noche, en las escaleras se oía ruido porque el ascensor no funcionaba. Hice ejercicios de gimnasia para mantenerme en fora, había engordado dos mil gramos pero no se notaba, estaba ligero y podía andar nornalmente, pero aún me resentía del pie derecho, después de siete años del accidente de moto. 
Creo que en el pleno un hombre de Mures hacía comentarios en voz alta e interrumpia la marcha del mismo. dicen que fue desalojado por orden del alcalde. Hay mucha gente que no guarda el debido respeto  a las instituciones. 
No sé si volveré a ponerme la camiseta de Adolfo Dominguez, me queda muy pegadda y aumenta mi vientre. En el camino he dejado migajas de pan para que me sigas, espero que no se las coman los gorriones. 
Mis gafas se están desgastando por el sudor, las patillas que eran azules están perdiendo su esplendor y mi aspecto canchero se va esfumando.
Soy un escribidor sin talento que no puede dejar de hacer garabatos diarios. Voy silencioso por la casa y mis huellas no dejan rastro, a veces parezco un fantasma con la cara descubierta.   

martes, 20 de septiembre de 2016

JUAN JOSE PROMOCIONA LA PROVINCIA


Juan José Aguilera es un peluquero de la aldea alcalaína de Santa Ana, que se ha convertido en una figura para promocionar el turismo en la provincia de Jaén.
Según cuenta, todo empezó con una llamada de teléfono de una productora y en un principio no le hizo caso porque creía que era una broma, aunque volvieron a insistir y  aceptó, durando el rodaje cuatro días. El rodaje empezó en la peluquería, después una vista panorámica de Alcalá, la casa de sus padres, luego la Mota, Alcaudete, Geolit, Úbeda, el castillo de Santa Catalina, la catedral de Jaén, etc.
Añade, que ha sido una experiencia bastante grata  aunque no «he cobrado ni un duro».
También, añade que ha sido un honor representar a la provincia y detrás hay una pequeña historia, pues Juan José es aficionado a coleccionar motos antiguas y le faltaba una, entonces se la regala su familia y con ella comienza la andadura por la provincia de Jaén, enseñando los lugares más emblemáticos conduciendo la moto de sus sueños.
Juan José Aguilera iba vestido con una chaqueta de cuero y un casco de moto antiguo y unas gafas tambien antiguas.
Para Juan José ha sido una experiencia única, porque dice que «se ha sentido una persona importante, porque ha representado a la provincia de Jaén y lo he hecho con mucho gusto». Además, manifestó que el video está siendo visto por mucha gente y se está convirtiendo en una persona conocida. Se puede ver en jaencualquierdiadelaño en la plataforma youtube.  

lunes, 19 de septiembre de 2016

EL SUELO ESTÁ LIMPIO


Los dos se miraron a los ojos. Hablaron sin rodeos, se dijeron cosas que pensaban y buscaron soluciones. Mientras tanto, todo seguía funcionando. La luna salía, el sol brillaba, los pájaros cantaban y algunos desayunaban chocolate con churros.
Una mano puede acariciar otra mano y buscar un punto de emoción. 
El suelo estaba limpio y el pie sentía la frialdad del ladrillo.
Hay personas que lo tienen todo y son infelices aunque les falta lo principal, la alegría de estar vivos y usar los pies para andar el camino.
Subimos por escaleras pendientes y nos sentamos en un poyete que daba la sombra, tomamos un trago de agua pero no estaba fresca.
Ayer recorrí un trayecto que nunca había andado pero me caí al dar un traspié. Después de una semana de recorrer cientos de kilómetros, volvimos al mismo lugar. 
Ahora me gustaría besarte pero no estoy seguro, no sé lo que puede pasar.    

sábado, 17 de septiembre de 2016

VOLVI A LA FUENTE DEL RASO


La fuente del Raso permanece intacta, con sus verdes álamos, con grandes ramas que se dirigen al cielo. Hay parras a un lado y al otro y sus uvas están madurando, unas son blancas y otras son negras. 
El hilo de agua se está secando y hay un banco donde fue a comer un hombre que llevaba una merienda en su talega, con un pedazo de queso de cabra elaborado hacia unos meses. 
A aquel lugar fue un día a merendar Michael Jacobs y Manolo el Sereno y cocinaron un arroz caldoso que lo hizo el cocinero Juan Matías.
El cabrero Piruela fue por allí muchas veces, igual que Gregorio el Cuqui que tenía una piara de ovejas y varias cabras.
Por allí pasan motoristas con máquinas potentes y hay un puente pequeño donde da la sombra. Una noche del mes del julio fui allí y escuché el agua pasar y había una paz inquietante y me tumbé a mirar las estrellas.
Por allí, pasa un lechero con un camión cisterna que lo llena ordeñando cabras de dos en dos.
Mientras, en la tv se dan voces varios periodistas que hablan de los ERES y otros de la caja B del PP.
El rescate bancario nos ha costado 51.300 millones que hemos pagado todos los españoles.

Hoy, volví a pasear por la fuente del Raso, miré el cielo y andé por la tierra, disparé media docena de fotos y solo salieron dos buenas. Había un ciclista que subía despacio aquella cuesta y respiraba a duras penas.
Rato vendió acciones contaminadas de Bankia y su salida a bolsa fue un auténtico y absoluto desastre.
(Dedicado a Luis Alcaide en su cumpleaños?

sábado, 10 de septiembre de 2016

LA SENCILLEZ DE FLORENTINA


Hay personas que pasan desapercibidas por la vida aunque tienen mucho que decir y contar y sobre todo pueden enseñarnos muchas cosas. María Florentina Rosales Muriana es una mujer que nació en 1930 y ha vivido toda su vida en el cortijo de Los Rosales. Es una persona sencilla que ha trabajado mucho, tiene una gran sonrisa en sus labios y es optimista y confía en el futuro. Con sus 86 años ha vivido muchas cosas, ahora dice que no hace nada, le gusta la televisión, usa el teléfono móvil y hace pequeños vestidos. Su casa la tiene muy limpia y juega a la petanca con otros compañeros del cortijo de Los Rosales.
 Me contó que su infancia fue regular porque se presentó la guerra, mi padre se fue aquel lado, estuvo en Granada y mi madre se quedó aquí conmigo y mi hermana más pequeña y además nació otro en la guerra. Mi vida ha sido de trabajo, desde la infancia guardando animales desde ‘chiquitillos’. Si le cuento lo que me pasó en la guerra…Pues me fui con los mulos, con un tío mío y mi abuela y se los llevaron a otro cortijo que se llama Cova la Yedra y me quedé sola con los mulos, éstos se fueron a un sembrado  y vino un hombre que tenía una mala boca y agarré y me metí en una junquera. Me describe que al sentir al hombre, ella pensaba que la iba a matar y para evitarlo ‘me zampé’ en la junquera y luego decía mi marido y si los mulos te hubieran pisado, le dije que en aquel momento no lo pensé, solo me acordé de esconderme porque el hombre podía pegarme. También me dice que en aquellos tiempos no había escuela, yo tenía que irme con mis tíos y con los animales pues los demás estaban en la guerra. Más tarde mi padre se fue a un cortijo que le llamaban ‘El Verdugo’, allí estuvimos tres años y el trabajo que hacia era del campo: sembrar garbanzos y otros granos, había cuatro yuntas de mulos y yo iba echando en una de ellas, entonces tenía unos ocho años y era un trabajo de sol a sol, allí comíamos de lo que había: patatas, garbanzos, potajes o migas, todas esas cosas. He vivido toda mi vida aquí, menos tres años que estuvimos en otro cortijo y luego cuando me casé estuve cuatro años en el cortijo del Espinar, aquí cerca. 

Cuando le pregunté ¿Cómo se enamoró? Florentina esbozó una sonrisa y con risas me dijo, ya ve usted, pues aquí, porque no salíamos, solamente íbamos a Frailes por el día de San Pedro y en la feria, eso es lo que teníamos de diversión, cuatro bailecillos, todos íbamos andando a Frailes desde el cortijo, nos acompañaba mi madre. Yo me enamoré de mi marido porque estábamos aquí cerca y ni él ni yo nos fuimos por ahí lejos, así que nos enamoramos y nos casamos pero no me acuerdo lo que me dijo, éramos primos, él se llamaba Francisco Moriana Rosales y no fuimos a ningún lado, porque nos casamos a la carrera, solo he tenido un hijo y ya no hemos tenido más; después no fuimos al cortijo del Espinar y después a esta casa, donde ahora vivo que la hemos ido gobernando nosotros, era muy viejecilla y la casa la compró mi padre y me la dejó a mí a los otros hermanos les dejó otras cosas.
También, me contó que la vida con su marido le fue muy bien, trabajando mucho los dos porque tenemos que trabajar para comer: guardando cabras que teníamos unas ocho o diez, me iba con ellas, hacía mi queso, lo elaboraba con una tableta, con la leche, luego se echa en sal y agua, se deja un poquillo y sale el queso muy bien; el queso lo vendíamos, teníamos nuestras gallinillas, vendíamos los huevos y todo se vendía.
Me dijo que había tenido solo un hijo y cuando nació tuvo mucha alegría. Tenía muchas ganas de tener un hijo porque en mi casa había muchas mujeres y en la de mi marido también y me dije si fuese un niño, estaría tan contenta, pues había muchas niñas y muy bien y en buena hora lo diga, mejor no pudo ser. Y toda la vida hemos estado cerquita, primero en una casilla pequeña y luego se hizo él una casa grande. Mi hijo ha recibido formación, venían por aquí unos maestros y le enseñaron.

Sobre la vida, Florentina me contestó que ella está muy contenta y muy bien, porque siempre hemos ido más ‘palantillo’, hasta el día de hoy  muy buena porque siempre ha ido a mejor porque ha sido así. La pérdida de mi marida fue muy penosa para mí y viendo que estuvo dos años sufriendo mucho, estuve mucho tiempo con él, nos casamos en el año 1952 y murió en el año 2010, son muchos años juntos. A él le gustaba hacer figuras del esparto y hacía muchas y nunca nos hemos estado separados. Aunque fuimos de viaje a Palma de Mallorca, a la Virgen de Lourdes y a Fátima. Ahora no hago nada. Me decía Florentina que la vida es muy distinta, la de antes a la de ahora, hoy hay mucha libertad, antes había menos , demasiada libertad veo ahora y yo qué sé, es que yo de muchas cosas no sé. Yo estoy bien, gracias a Dios tengo de todo en mi casa y para qué quiero más. Nos juntamos los de aquí, jugamos a la petanca, unas veces gano y otras pierdo. Ahora tengo tres nietos, una vive en Alcalá y es Guardia Civil y otros dos tengo en Granada. Hacer me gusta de todo, me gusta la televisión, el Canal Sur sale mucho y me gusta casi todo.