Páginas vistas en total

martes, 18 de septiembre de 2012

EL DIA DEL ESTUDIO Y SUS ALUMNOS AVENTAJADOS

Viendo el teatro Martínez Montañés lleno de gente que va hacer un homenaje a alumnos de los colegios alcalaínos que destacaron en el pasado curso, el mundo parece que es mejor y que la sociedad española sigue firme en los própositos de la buena educación y formación.
Viendo el pasado lunes, a las 20:00 horas, como los alumnos Ignacio Daza tocaba el piano, con la canción West Story, con sus pies que no llegaban al suelo y con la esperanza de poder formarse en el Conservatorio de Música de Granada, y también, la vecina de la aldea de Santa Ana, Conrada Sánchez, de 90 años como subió al escenario del teatro Martínez Montañés, con miles de fatigas y recibía su diploma de buena alumna, por  sus clases en el programa de Adultos y según sus allegados no falta ni un día a la escuela; parece que el mundo es mejor, que la enseñanza es importante en la sociedad alcalaína y que la esperanza no está perdida, porque hay gente que se ocupa y preocupa por recuperar la función educadora, con la necesidad del esfuerzo, el orden y la disciplina como marco de la escuela.
Fueron más de 30 alumnos de los diversos colegios alcalaínos los que subieron al estrado y estuvieron en el escenario para recoger sus diplomas y sobre todo para mostrar a la sociedad alcalaína que hay gente que quiere desenvolverse en una sociedad mejor.
También, escuchando el violonchelo del profesor del conservatorio elemental de música, Juan Antonio Cerezo, parece y es que la imaginación y las personas nos transforman y nos emocionan. Por todo eso, el concejal de Cultura y Universidad, el socialista Rafael Hinojosa, dijo palabras importantes y esenciales: «Acabamos de escuchar el Manifiesto por el Estudio, un texto que me parece fundamental como reflexión colectiva en el nuevo curso escolar que hoy comienza. El Manifiesto plantea -en mi opinión- algunos de los aspectos de más actualidad en la educación  española. La función educadora de los padres y profesores; la necesidad de recuperar el esfuerzo, el orden y la disciplina como marco de la escuela; la preparación intelectual como soporte imprescindible de una formación democrática y para la vida; la Escuela como centro de integración social y humana; la  tarea necesaria y urgente de formar personas críticas y libres; la exigencia de un pacto social por la Educación y la Cultura y la defensa del principio de autoridad son valores que -cada año- se declaran solemnemente como principios teóricos irrenunciables … pero en la práctica no todo funciona como dice la teoría».
También añadió que el derecho a todos a la enseñanza es incuestionable, compensándolo recíprocamente con el deber del estudio serio y profundo y hacer ciudadanos con buena preparación inteligencia y voluntad.
También tuvo buenas palabras para los mayores de 55 años que se han matriculado en el programa universitario de Mayores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario