Páginas vistas en total

lunes, 14 de noviembre de 2016

HACIENDA SOMOS TODOS

La gente es terrible, bueno todos lo somos. Creo que se han inventado a Trump para poder decir que por encima de ellos, aún hay algo peor y eso ya lo sabiamos. Pero lo han vuelto a recordar. Esto es aún más cruel. 
En una reunión hay distintos puntos de vista y comienzan a decir cosas y hay poca gente tolerable. Nadie se pone en la piel del otro. Si no te pones a su altura, te bajan de un golpe. Comentan: es muy malo, con lo bien que podía vivir y se complica la vida. Pero hay gente para todos los gustos, los que se apartan de lo común, son peculiares. Alguien puede que haga cualquier tontería, que se complique la vida, que viva por encima de sus posibilidades, que compre más cosas de las que necesita o que gaste en artículos superfluos. ¡Hay tanto superfluo suelto¡. Creo que lo esencial en estas circunstancias, es saber que se necesitan pocas cosas para vivir, pero si no consumes no existes. Esta vida se mide por el mayor número de consumiciones que hagas, pero como eso no es viable, vienen las fustraciones. ¿Cuánto tiempo deberá pasar para que encontremos un equilibrio?. Tengámos una vida normal. Hay madres que sufren tanto con sus hijos que parece una locura tener esa responsabilidad. Puedes cuidar a tu hijo desde que nace, puedes partirte el pecho porque tenga una vida adecuada, pero no puede vivir su vida por él. Los que se salen del tiesto, ¿hacía donde van? Van a vivir su vida.
Estudiar, sacar adelante unos estudios, buscar un trabajo...
Pero hay gente que se dedica a meditar
Hay gente que quiere emborracharse.
Hay personas que solo quieren comprar.
Otros que solo intentan acaparar.
Los hay que intentan escribir.
Algunos que están toda su vida aprendiendo.
Unos solo desean trabajar.
Otros perder el tiempo.
Otros vender.
Muchos tratan de manipular a los otros.
Otros que se dejan hacerlo.
Han convertido el fútbol en una religión y al deporte en una secta: corre, anda, mira, estudia, aprende, vigila. El dinero lo llevan a los bancos en furgonetas blindadas, con varios hombres armados hasta los dientes.
Se reúnen en grandes poblaciones por millones.
Ahora todo el mundo quiere viajar, como si fuesen Marcos Polos en busca de una nueva Ruta de la Seda.
¿Nos dejarán pensar?
Sí, claro, ¿quién te lo impide?
Después, aunque corras, llegarás al mismo sitio, y te convertirás en polvo.
Los cristianos persiguen los mismos fines que los comunistas, eso lo ha dicho el Papa. Esto es inaudito. Debería actuar el Papa como un comunista

No hay comentarios:

Publicar un comentario