Páginas vistas en total

domingo, 31 de julio de 2016

LA MOTA ESTRELLA DE LA FIESTA MEDIEVAL



 

La Mota, siempre la Mota. Ahora en estos días un tren de ruedas recorre Alcalá la Real y traslada a los vecinos a la Alcalá de Aben-Zayde.

Las Fiestas Medievales son y  forman un nexo de unión entre la Alcalá Medieval y la actual. La Mota, la ciudad fortificada es el punto de unión y ofrece un mundo de ahora y de antes que se ha rememorado en estos días del 28, 29 y 30 de julio.



Decenas de personas han trabajado para dar una nueva vuelta de tuerca al turismo alcalaíno y ofrecer en la Mota un mundo lleno de misterio, alegría, diversión y una muestra de la gastronomia y de otros productos que se ofrecen en el escenario único de la explanada de la iglesia Mayor Abacial.



En estos tres días, se han visto a miles de personas subir hacia el primer monumento alcalaíno. Por la calle Real, la calle Veracruz, por calles antiguas y medievales han ido andando y mirando, para ver desde lo alto la ciudad alcalaína.



Flautistas, malabaristas, mujeres que bailan danzas orientales, comerciantes que ofrecen olores especiales, productos de otros mundos, en el zoco se pueden comprar, oler y degustar, como en aquellos tiempos cuando Alcalá era mora y cristiana. Cuando el amor entre un capitán cristiano y una mora era aún pecado y se veían en una fuente desierta.



El evento potencia la dinamización cultural, integrando actividades que fomentan  el interés  intergeneracional por la Fiesta,y fomentanla participación de los ciudadanos y colectivos asociativos en las actividades de dinamización: Danzas, Talleres, artesanía, oferta enogastronómica, y este año por primera vez una obra teatral  original y realizada expresamente para el evento por Carmen Carrillo Ortega m una murciana de Cieza que con ‘El cerco de BenZayde ‘está  interpretada por actores aficionados de la localidad y sus aldeas con el objeto de que sea un referente de obra de carácter popular.

 



La Fiesta Medieval pone en vivo el 1’5% cultural que el Gobierno de la Nación ha invertido en los últimos años en la fortaleza de la Mota. Es un encuentro para la diversión, para que este castillo fortificado siga siendo la novia dorada de los alcalaínos y visitantes.



En estos días han ido subiendo, al atardecer miles de visitantes a la fortaleza de la Mota: familias enteras, matrimonios con el carrito del niño achuchándole por las piedras lisas que llegan a la Oficina de Información. La Mota vale la pena verla por dentro, se ha ido transformando y la Fiesta Medieval es como una puesta de largo anual para seguir tendiendo amores con ella.



Buhoneros, artesanos, gentes del zoco habían colocado sus puestos de venta a lo largo y ancho de la fortaleza, vistiendo sus mejores galas. Allí ofrecían cerveza de la frontera, vinos con privilegios, tes y mejunjes mágicos de estas tierras, combinados y alcoholes traídos de otros mundos; tortas, panes y chios tanto dulces como salados. Junto a las Casas de Cabildo, la luna brillaba estos días y desde aquellas alturas el viento corría y daba en los rostros de todos aquellos que han ido visitando a la ‘Reina Dorada’ que es la Mota cuando el sol sale a las 7:30 horas y los rayos la envuelven en un calor especial que solo dura tres minutos y desde el Parque Periurbano se puede ver esta maravilla pero hay que madrugar porque lo bueno, lo  único y lo especial suele durar poco.



La Mota cada mañana viste sus mejores galas para seducir a los vecinos. El sol, nada más salir, la saluda y le da rayos de bienvenida, transformándola en la Reina Dorada, con un color especial que solo ven los madrugadores y los elegidos.



La Mota es el estandarte visual de la Alcalá actual, que se avista desde el norte y desde el sur, por la carretera de Granada y la de Priego, por la Sierra de Frailes y de Charilla y es como un faro terrenal que con sus torres da fe de ella misma en el hemisferio de la comarca de la Sierra Sur. 

 



La Mota seduce cada día a decenas de visitantes que llegan esperanzados a este castillo y miran y miran y esa seducción les va haciendo efecto en la visita.



En estos días de Fiesta Medieval, la fortaleza de la Mota es como una gran madre que recibe a sus hijos que vienen de vacaciones. Ofreciéndoles lo mejor que tiene. Organizándoles un evento por todo lo alto. Con música, con vino, con danza, con acróbatas y bailarinas, con una nueva obra de teatro, con buhoneros que traen las mejores especies de esos mundos lejanos. A la Mota llegan estos días sus hijos y parientes, otros invitados que son atraídos por la fuerza de la amistad y del encanto especial de este monumento único, y ella los envuelve en una capa de aire multicolor, como representante de la Ruta de los Castillos y de las Batallas.



Y la concejal de Turismo de Alcalá la Real, la socialista Eva Bermúdez, sonreirá tranquila por haber conseguido, una vez más, que la Mota sea la estrella del verano alcalaíno.



Y Nono Vázquez seguirá haciendo teatro y recordando, a su manera, la Alcalá de Ben-Zayde, la Alcalá actual y todos los actores recordarán que han vuelto a aquella Mota del rey Alfonxo Onceno que desde la Fuente del Rey hizo el gran cerco y ganó la batalla.



Pero la Mota seguirá siendo mora y cristiana, europea y alcalaína, mundial e internacional, como una mujer de frontera. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario