Páginas vistas en total

domingo, 10 de julio de 2016

ETNOSUR 2016 ABIERTO AL MUNDO


A falta de cinco días para iniciar la XX edición de Etnosur, Alcalá la Real se prepara para vivir, a partir del próximo viernes, toda una cita llena de actividades musicales, circo, conferencias, cine, alegría, convivencia y sobre todo la música que envolverá a la ciudad de la fortaleza de la Mota durante los días 15, 16 y 17 de julio.
En estos días, Alcalá prepara el gran evento, festival etnico de la Sierra Sur y en los diferentes escenarios se nota el bullicio de los diversos trabajadores que empezaron a colocar carteles, pancartas, tiendas, escenarios e ilusión a raudales.
Gregorio, fontanero del Ayuntamiento colocaba el pasado viernes las duchas en el Paseo de los Álamos para que los visitantes de esta edición puedan refrescarse cuando el sol alcance su punto algido y los cuerpos bailen al ritmo del pasacalles de la Fura del Baus.
En la Biblioteca Municipal, un grupo de obreros se afanaba en instalar las diversas tiendas que acogerán a las diferentes ONG’s y la estatua de Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, los miraba desde su pedestal y alcanzaba a toda la Lonja del Convento de Capuchinos.

El Ayuntamiento luce su gran pancarta en el piso principal, con la palabra Etnosur extendida para que se vea bien y los ecos de la música van ascendiendo mientras la estatua de Juan Martínez Montañes se prepara para los conciertos que este año tendrán lugar  en entre el edificio consistorial y las Casas de Enfrente.
Los responsables de bares y restaurantes, los comercios y tiendas, los que ofrecen habitaciones están preparados y deseosos de que llegue una vez más este festival que es gratuito, y preparan las viandas para los visitantes que llenarán estas calles desde el Paseo de los Álamos, la Avenida de Andalucía, la Avenida de Europa, el recinto ferial, el Palacio Abacial, Casa Pineda, el Silo de Cereales y en definitiva toda la ciudad comprometida con el festival.  
Los más nostalgicos aún recuerdan la primera edición de Etnosur,  en aquel evento donde  todo era nuevo, como de andar por casa, con gente conocida de todos los días, llegaban al salón de actos del colegio de la Sagrada Familia y discutian una serie de cuestiones como si les fuese la via en ello. Mientras tanto, en los jardines del Paseo de los Álamos se habían instalado algunos visitantes que vendían artículos para lucirlos en las manos o en el cuello. Había gente que tocaba los tambores y llegaron aquellos hippies con sus perros y con su cuerpo al viento para sentir la música desde esta parte del sur, desde Alcalá la Real.

Todo está preparado para Etnosur 2016, los alcalaínos sacarán de sus armarios el traje de Etnosur y se lo volverán a poner en este año que se cumplen veinte del primer Etnosur. Habrá bullicio y alegría y los viejos del lugar se volverán a sentar en los bancos de piedra del Paseo de los Álamos, con jóvenes de diversos lugares que vuelven año tras año a sentir el pulso alcalaíno y la música, durmiendo al aire libre  y mirando a las estrellas que en el cielo alcalaíno brilla aún más en estos días etnosureños, cuando el calor aprieta y las hortalizas se desperezan en las huertas de estos ríos que no van a la mar, mientras algunos se van en busca de la playa para descansar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario