Páginas vistas en total

jueves, 17 de marzo de 2016

VOLVI A LA CASA DE MICHAEL




Chumberry salió a esperarme al portón verde de la casa de Michael, con su andar pausado y cansado se acercó a mí y lo acaricié. Él sabía que habíamos vivido juntos un montón de situaciones, pero pronto se cansó y subió las escaleras y buscó cobijo. Fui detrás de él para hacerle una foto, pero no encontraba el momento adecuado, me miraba y parecía que se reía pero en el fondo añoraba otras cosas. No obstante, persistí y logré alguna foto. 

Chumberry nos miraba a los que estábamos allí y quizás se preguntaría quienes éramos. Sí, volví a la casa de Michael Jacobs y lo recordé en aquella estancia, con sus cosas y mis cosas. La terraza estaba casi igual y el sol alumbraba nuestros cuerpos y una alegría nos invadió, compartiendo un potaje hecho a fuego lento y por manos expertas que nuestro paladar agradeció. Allí estaba la chimenea que encendimos por la tarde. También la foto de Michael con Manolo y el burro; un cuadro antiguo y el sofá donde cantaba la tarantela.
Volvimos a aquella casa que hay bajo el Calvario y desde allí se divisa el cementerio que parece más grande y seguía allí el lavadero, el viejo almendro y la barbacoa, donde nos elaboró la última pizza. Volví a mirar aquella fachada, con ventanas de madera desvencijadas, el yeso extendido por manos duras y callosas, las puertas de madera raídas y descoloridas. 

Dimos un paseo por la parte alta, miramos desde allí el Frailes nuevo, de grandes casas, con vecinos jugando a la petanca y los sonidos de los niños al salir de la escuela.
Volví a ver a Chumberry y la nostalgia me alegró el alma.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario