Páginas vistas en total

domingo, 27 de marzo de 2016

DESDE SAN MARCOS A LOS LLANOS


Las costumbres están cambiando en el municipio alcalaíno y pasear o hacer senderismo por los alrededores se ha convertido en todo un descubrimiento para los alcalaínos.
La ciudad de la Mota ofrece un ramillete de caminos y lugares para poder disfrutar de la primavera que ahora comienza.
Desde el Paseo de los Álamos, a través del Llanillo e introduciéndose en el Juego Pelota, pasando por el colegio de Cristo Rey, se llega en poco tiempo al mirador de San Marcos. La cuesta de la  subida es dura; se hace dificultoso el caminar en medio de un tren de casas blancas, claro testimonio de una época que se nos fue. Es un legado de la familia Batmala, que la última descendiente, Clotilde,  donó como acción graciosa  a los más desfavorecidos de la ciudad.

Al superar la cuesta, se ofrece un altozano con la ermita dedicada a san Marcos y donde se cobija la imagen de la Virgen de la Cabeza. Un recinto prehistórico, histórico y moderno con perspectiva de atalaya de la ciudad.  En la parte trasera, dentro de la fábrica de la ermita  han quedado cobijados el pequeño cenobio franciscano, el templo de San Marcos y la tradición romera y ganadera de una población, que fue desgraciadamente a menos, absorbida por la agricultura de la triada mediterránea (viñedo, cereal y olivar) y  que, en nuestros días,  ha quedado sometida al  monopolio del olivar. 
San Marcos está remodelado y la explanada central es visitada por decenas de personas  que disfrutan de las diversas vistas que allí se ofrecen, diversas panorámicas de la ciudad y sobre todo de la fortaleza de la Mota. Además, la ermita ofrece una visión más, con el retablo restaurado.

Desde San Marcos es fácil llegar a l parque periurbano de Los Llanos, a través de un camino ancho y con vistas importantes.  Introducirse en este parque puesto en funcionamiento hace unos años, es poder tener las mejores imágenes del municipio alcalaíno. Mirar desde lo alto de este paraje, es tener toda la ciudad alcalaína a nuestros pies: la fortaleza de la Mota, majestuosa, tiene unas vistas de ensueño y todos los monumentos y lugares del municipio: plazas, paseos, Casa Consistorial. Por el norte, por el sur, y por todos los puntos cardinales.

Más tarde, seguir subiendo, pasear por las distintas veredas, seguir mirando todo lo que hay alrededor y extendiendo nuestras vistas hasta la aldea de Santa Ana y hasta Sierra Nevada, donde la nieve sigue allí, casi eterna y la vista se pierde por las distintas alturas de los montes que se divisan desde este lugar privilegiado.
El parque periurbano de Los Llanos parecía el pasado sábado un jardin de la ciudad, decenas de personas iban y venían disfrutando del ambiente. Todo un espectáculo de la naturaleza, máxime con la llegada de la primavera. Mujeres y hombres, parejas con niños, grandes y pequeños andaban por aquel paraje que está cerca de la ciudad y en menos de una hora se puede recorrer y introducirse en este mundo.
La mujer Verónica está cerca y su imagen en lo alto ilumina a los que llegan, después volver por Las Cruces, es como si se llegara a la Alcalá del pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario