Páginas vistas en total

martes, 13 de marzo de 2018

JUAN FUENTES Y EL ARTE MARCIAL DEL VING TSUN

Juan Fuentes Guardia ha hecho de la defensa personal el pilar de su vida y cada día enseña el arte marcial del Ving Tsun a sus alumnos. Está entusiasmado y cuando habla de ello, las palabras brotan y no deja de decir las excelencias de este antiguo sistema de defensa personal que lleva más de 500 años funcionando.
Fuentes Guardía considera que «en la calle nos puede suceder de todo, desde que nos cojan, nos peguen patadas, puñetazos, codos, nos trepen al suelo, vengan varias personas, lleven un palo, un cuchillo; entonces dentro de los 14 grados que existen en el mismo, se ven todas estas circunstancias».
Por otro lado manifiesta que «la defensa personal es defenderse de cualquier ataque que te puedan hacer o varios ataques de varias personas y también enseña mucha psicología para no llegar a ese ataque y como evitarlo, pero por desgracia tenemos que defendernos y tratar de salir de la agresión y poder irnos de ella. Este arte marcial consiste sobre todo (se creo para una mujer hace 500 años) en utilizar tu propia fuerza para poder salir de ese ataque. Es un arte marcial defensivo cuando atacan, aunque la mejor defensa es un ataque, no se puede estar parando un ataque indefinidamente. Este arte marcial trata primero de defender pero luego hay que hacer un ataque y nosotros utilizamos, sobre todo, atacar sobre los puntos vitales que serían testículos, garganta y ojos, y esto le sirve mucho a la mujer. Este arte marcial tiene quinientos años y deriva del kung-fu, tiene mucha aceptación y es muy muy eficaz».
Su trabajo lo desarrolla con niños, adolescentes, jóvenes y adultos ; hay grupos de niños de Primaria que según este profesor vienen a «desestresarse o son muy nerviosos y necesitan fogar y quemar energía o porque han tenido algún caso de bulling y necesitan un poco de confianza en sí mismos o adolescentes que han dejado atrás los deportes colectivos como el fútbol o baloncesto porque son muy lesivos, aunque parezca mentira, o gente que quiere quemar energía, pero a la par quieren quemar grasa y demás, y en los adultos hay de todo, chavales que pronto competirán a mujeres que vienen por hacer un poco de fitness.».
También, considera que realiza un trabajo psicológico y comenta que «tanto a niños como a mujeres que hoy en día está la cosa tan mala y les hablo mucho de que si viene algún agresor lo primero que tienen que hacer es gritar porque aunque parezca mentira, el golpe peor que le puedas hacer al agresor, es gritar porque alerta a todo el mundo y es la mejor alarma que se puede hacer, después si hiciese falta y si el agresor no nos suelta, hacer uso de nuestra defensa personal y la gente está contenta porque imparto las clases amenas y divertidas y luego aparte de la agresividad, la gente suele defenderse y hace la defensa personal como un deporte y aprenden una cosa que les puede servir el día de mañana. Está bien porque utilizamos piernas, puños, comprometemos a todo el cuerpo en los ejercicios, hay tonificación, hacemos ejercicios físicos con música, la gente foga, pegándole al saco, las mujeres se ven capaces de poder con un hombre y todos entrenamos juntos y da igual la edad.».
También añade que «las clases no son caras, aquí nos hemos adaptado a la crisis, un niño paga 20 euros y un adulto 33 euros. Es asequible a todo el mundo. Este arte marcial funciona muy bien».
Juan Fuentes confia en los principios del combate y la energía y es un experto que se ha ido formando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario