Páginas vistas en total

domingo, 18 de marzo de 2018

EL SABADO FUE UN GRAN DÍA DE LLUVIA

El día 17 de marzo de 2018 fue un gran día de lluvia, los aparatos de medir el agua que cayó durante toda la jornada apuntaron a unos 60 litros por metro cuadrado. Llovió intensamente y con muchas ganas, hora tras a hora y cuando llegó la tarde se intensificó la cantidad.
Desde el Ayuntamiento, la concejala de Seguridad Ciudadana dio cuenta de algunas de las diversas anomalías que se estaban produciendo. Así se cortó el puente subterráneo que comunica la carretera de Villalobos con talleres Chache, es decir el paso subterráneo bajo la N-432 y se tuvo que vallar a ambos lados. Por otro lado se cortó la carretera de la Hondonera en la bifurcación con la carretera de Villalobos. La JA-4303 no estaba cortada aún, pero se aconsejaba no transitar porque era imposible la circulación a partir de la depuradora.
En la JV-2238 de Puertollano, se señalizó con balizas en ambos sentidos, a la altura del Prado de la Gitana. Y en la misma carretera había un desprendimiento de tierra que afecta a la calzada, muy cerca del cruce con la antigua N-432.
En el día de ayer, muchos vecinos de Alcalá la Real y comarca salieron a los diversos lugares para ver si había daños. En la carretera que va de Frailes a Alcalá la Real no había muchos problemas, en la Casilla del Barro había un arroyo de agua que daba a la calzada porque las acequias van llenas y el agua tiene que salir por algún lado; en el puente del Salogral se podía ver que el cauce del río iba lleno de agua, después de varios años de auténtica sequía, igualmente la Charca estaba llena de agua, cosa que no sucedía en mucho tiempo. Por la carretera de Ribera Baja no había muchos daños, solo algunos restos que había dejado el temporal; el río de Frailes que pasa por dicha aldea, lleva el cauce lleno y es un espectáculo poder observarlo desde los paisajes de este lugar con encanto.
Desde la calle Tejuela alcalaína al cruce con la aldea de Charilla no había problemas para el tráfico, no obstante en la carretera de Charilla había muchos tramos con piedras y lastre de las aguas de la lluvia y por algunos lugares era difícil pasar. En la vía que va al Punto Limpio se han levantado grandes baches y el agua corría el sábado por muchos de sus tramos, inundando la calzada por varios sitios, que dificultaba el tráfico de los vehículos. En general, hay un gran trabajo que hacer para limpiar y poner en orden la red viaria, aunque no son problemas de gran calado.
En Frailes, el cauce del río Velillos alcanzó una gran altura durante la tarde y noche del sábado pasado. Igualmente el manantial del Nacimiento manaba en abundancia.
El agua caída el sábado junto con la de los diversos días del temporal ha sido importante y para el campo y la agricultura han traído la esperanza; los campos de la comarca están con un aspecto inmejorable, el verde se ve por todos lados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario