Páginas vistas en total

miércoles, 2 de abril de 2014

LOS PRIVILEGIOS




España no es un país demócrata o al menos eso me parece a mí, lo que queremos casi todos es tener privilegios. Desde el rey hasta el último súbdito, todos queremos lo mejor para cada uno.
Viendo a los expresidentes del Gobierno en el funeral de Suárez: Felipe González, Aznar y Zapatero, he pensado que  a estas personas les gustan los privilegios  porque no se han revuelto contra los  que les han dado. Y en el caso de Aznar lo veo lógico que así sea, porque su ideología así se lo dicta, pero lo de Felipe González y Zapatero no tiene lógica ninguna, si dicen ser socialistas.
En España hay personas con  muchos privilegios y a todos nos gustaría tenerlos pero esto es imposible porque no se puede costear, por eso lo más barato sería tener una democracia con los mismos derechos que deberes, pero la idiosincrasia española no nos da para tanto.
Aquí cualquier político con poder, cualquier profesional con poder, cualquier banco con poder, son los que mandan, porque la fuerza de la vida está en tener poder económico, político, etc. Y estos generan sus gracias en función de quienes le hacen ‘la pelota’.
A cualquier político con poder le regalan un jamón, un kilo de setas, les arreglan el jardín, o les llevan a sus hijos al colegio, por el mero hecho de que tiene una ínfima porción de poder y el que regala bien vende, si el que lo toma lo tiende para obtener un beneficio.
Hay alcaldes que tienen las neveras y los armarios llenos de regalos, hay otros políticos  que también. Los súbditos suelen ganarse los favores de cualquiera para obtener cualquier privilegio.
El PP  ha empeorado las cosas, algunos asuntos como el aborto, la sanidad, la justicia, etc., parecía que se habían democratizado y ellos los quieren convertir en privilegios. Porque esa es su ideología, ahora habrá que ir a Londres a abortar y ese privilegio no lo puede tener cualquiera y será un privilegio para los que tengan poder (económico). Tomar un avión, 2.000 euros y plantarse en Londres.
La sanidad se está convirtiendo en otro privilegio. Hay poderosos que  se operan cuando quieren, en la clínica que eligen y a la hora que determinen, no como cualquier españolito.
Usted no tiene los mismos derechos jurídicos que cualquier persona pudiente, porque  no tiene dinero para pagarse el mejor abogado y porque el ministro Gallardón ha dado otra vuelta de tuerca a la justicia. Cualquier poderoso o cualquier político puede eternizar su proceso para que su cuestión no se resuelva porque la justicia no es universal ni gratuita, está hecha para los poderosos.
Y todo esto está bien para los que piensen como la gente de derechas, pero un comunista, una persona que se llame socialista no puede admitir estos privilegios, estos regalos, debe luchar por la democracia para que todos y cada uno de los españoles pasen de súbditos a ciudadanos y tengan todos (reyes y súbditos) los mismos derechos. Y entonces ya no habrá reyes sino ciudadanos a secas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario