Páginas vistas en total

miércoles, 16 de abril de 2014

ESPERANZA Y ORACION EN EL HUERTO

Anoche, si pudo lucir y salir la cofradía de Nuestro Padre Jesús en la Oración del Huerto y María Santísima de la Esperanza. El Compás de Consolación se fue llenando de fieles y las bandas de música esperaban en el asfalto del Llanillo, entre la fuente de la Mora y la Tejuela. Los alcalaínos acudieron en masa a la procesión, vistiendo sus mejores trajes. Bien pasadas las 20:30 horas, un capataz dio el aldabonazo pertinente en las puertas de Consolación, y con ello dio comienzo la procesión. En primer lugar salió Jesús en la Oración del Huerto, con un enorme olivo en el paso, después salió la Virgen de la Esperanza y los costaleros se desvivieron por sacarla a la calle y pasearla entre la muchedumbre. 
El  Martes Santo alcalaíno es sinónimo de la cofradía de penitencia de Nuestro Padre Jesús en la Oración del Huerto y María Santísima de la Esperanza. Hay constancia de que la cofradía, en sus primeros orígenes, tuvo un pasado común con la Esclavitud del Señor de la Humildad. Su fundación, según sabemos por historiadores locales, se produce en el año 1630 aunque en 1622 parece ser que ya existía como se deduce de diversos testamentos de la época. Esta cofradía daba culto a las advocaciones de la Oración en el Huerto, Cristo de la Humildad y Nuestra Señora de las Angustias. En el año 1688 esta cofradía se disolvió volviendo a reorganizarse cinco años más tarde, en 1693.
Hay que remontarse a 1950, para tener referencia de la que hoy es dicha cofradía. Fue en la primavera de ese año en la que un grupo de fieles devotos, encabezados por Luis Roux Camacho, la fundan y la ponen en marcha. 
En el año 1985, a iniciativa de la Agrupación de Cofradías y a propuesta del que era su presidente, Manuel Puerma, se promueve la reorganización de la misma. Se celebró una primera reunión el 8 de agosto y allí se siembra una semilla que en pocas semanas empieza a dar su fruto. Al año siguiente, el Martes Santo, efectuaba estación de penitencia arropada por todas las cofradías y hermandades de Pasión de la localidad.
La iglesia de Consolación sobre las 20:30 horas es un hervidero de gente entrando y saliendo. Los costaleros nerviosos realizan los últimos ejercicios y soldados romanos, máscaras y mujeres en mantillas esperan la salida de la procesión. El recorrido es uno de los más sinuosos del municipio, a veces por calles estrechas. Se inicia en la iglesia de Consolación, la salida es espectacular porque los costaleros tienen que hacer varias ‘vilguerías’ para poder sacar los pasos adelante, a través de una puerta que les viene pequeña. El capataz va dirigiendo a unos y a otros, les da ordenes determinantes y el esfuerzo se ve en las caras de los costaleros. Entre ellos se animan, hasta que por fin se pasa dicho obstáculo y la banda de música de esta cofradía impacta los corazones con el himno de España.





No hay comentarios:

Publicar un comentario