Páginas vistas en total

lunes, 6 de febrero de 2017

NO TE ACERQUES A LA ROTONDA

 
No encontré nada nuevo en estos días de primero de febrero. Mi vida transcurre casi a diario con el fino oido de las nubes cuando pasan por la ermita de la Verónica. 
Sigo pisando estos caminos y me levanto temprano para no estar en la cama imaginando lo que voy hacer. Me visto rápido y repaso mi barba antes de salir. Llevo mi pantalón largo y azul de deporte, una chaqueta de chandal y unas zapatillas, y me tiro a la calle cuando aún no hay claridad y mis pies buscan algún signo en el camino para no salirme de la raya de mi imaginación.
El sábado comí en la Hoya del Salogral o Salobral, aún está abierto el pequeño restaurante junto a la iglesia de la Virgen de la Cabeza. Allí Raúl y Ascensión dan de comer a todo el que llega: setas, patatas a lo pobre con huevos, choto, cordero, calamares, vino del terreno, etc. Hay un fuego encendido y poca luz pero el aire mágico de los santos de la Ruta de los Milagos da en la cara y el que quiera, puede llevarse una garrafa de agua 'milagrosa' de la fuente del santo Custodio. 
Unos pocos comimos el sábado pasado allí y mantuvimos una tertulia hasta bien pasadas las ocho de la tarde. El viento y el agua se hicieron presentes en lo alto del cerro y las gotas de lluvia y las nubes se veían desde aquella ventana. La carretera es sinuosa, con curvas y mal asfaltada pero no importa. 
Ahora, la gente le gusta comer en Frailes y el Charro, el Choto, Angelillo y la Posá ponen a sus pies comidas bien elaboradas a precios asequibles. 
Alcalá sigue gobernada por los socialistas y hay dias que el sol sale por el carril bici y apunta a la fortaleza de la Mota al instante; hay gente que busca una nueva esperanza con las mismas ideas de siempre, sin tener en cuenta que funcionan las mismas tradiciones. 
¿Te gustaría ir a Polonia? O quizás viajes a Portugal, sin entrar en Fátima. Hay miles de viajes a precios de trabajadores fijos y en los cruceros no hay que pagar las tasas judiciales.
Hay una mujer que junta imágenes de santos y forma altares en su propia casa para sentirse segura y protegida. 
Nunca te acerques a la rotonda, hay un vehículo dentro que circula a cien kilómetros por hora, y los inmigrantes beben café en el Pingüino. En la recta de mi vida hay curvas y contracurvas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario