Páginas vistas en total

miércoles, 1 de febrero de 2017

GRANADA SIGUE INTACTA

Volví a Granada, paseé por sus calles, miré escaparates y vi el caos circulatorio de tráfico que sigue intacto desde los últimos años.
Granada sigue allí a los pies de la Alhambra, con miles de asiáticos que van a mirarla y a enamorarse de ella. Preguntan ¿Alhambra? Y la gente les señala por donde hay que ir.
Granada sigue dividida en dos mitades sanitarias que buscan dos hospitales enteros, con todo y la Gran Vía está allí para poder verla cada mañana en los minutos de este febrero que recién ha nacido. 

Volví a Plaza Nueva y desde allí divisé la calle Almanzora y el Gafas vino con su moto a rescatarme y darme un plato de cocido, en aquella casa que tiene unas vistas para disfrutar del Albaicín, con un chorro de casas que se juntan sin saber por qué.
Granada está llena de turistas que buscan a Boabdil por las esquinas y los Reyes Católicos aún se creen que ganaron la batalla y siguen con las espadas en alto, buscando un nuevo motivo de unir a España.
Por los pasillos del Ruiz de Alda caminan los pacientes enfermos que buscan un lugar donde descansar.

Las rebajas de febrero se muestran en todos los comercios y la gente se agolpa allí donde ofrecen los artículos más baratos. Granada de día es un lugar intranquilo, con obras eternas e inacabables que duran y perduran como si no tuvieran nada que ver con ella.
Granada es una chispa de ilusión en nuestras vidas alcalaínas, y funciona como un escape o una especie de capricho que hay que darse de vez en cuando para combatir el tedio alcalaíno.
Y desde aquella casa, las vistas me impactan y miro y remiro y recuerdo aquellos días en los que pateaba el centro granadino, buscando la alegría de la juventud, mientras pensaba que sería un profesor de aquella universidad que nunca fui.
Granada sigue eterna, con un metro que no funciona, un caos de automóviles que se dirigen a no sé qué parte, con pitidos que se arrastran y los automovilistas se juegan la vida, mientras espero sentado en la Caleta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario