Páginas vistas en total

sábado, 28 de enero de 2017

RODRIGUEZ MOLINA EN 'EL RATICO A GUSTO'


En la tarde del pasado viernes, se celebró una nueva edición del ‘Ratico a gusto’, una tertulia que trata de emular una reunión que se celebraba en la imprenta del padre del cronista oficial, Domingo Murcia, con antiguos intelectuales alcalaínos en la que se hablaba y se comentaban cosas alcalaínas.

En esta ocasión, el invitado fue el profesor de Historia Medieval y experto en temas religiosos, José Rodríguez Molina. Éste habló del patrimonio y renta de la iglesia y de los diezmos, memorias y capellanías, acudiendo unas 30 personas, entre ellas el nuevo edil de Cultura, Juan Francisco Martínez.

El cronista oficial, Domingo Murcia, fue el encargado de hacer la presentación y resaltó que este hombre había sido el coordinador de la gran obra de la ‘Historia de Alcalá la Real’ en la que intervinieron más de 30 personas.

Rodríguez Molina hizo diversos comentarios interesantes sobre los diversos modos que la Iglesia tenía para recaudar fondos. Sobre todo en lo concerniente a la salvación de las almas, debido a que la gente tiende a asegurarse ‘el más allá’ y la vida eterna. En definitiva, habló de los diezmos, memorias y capellanías que eran las diversas formas que tenía la iglesia de aquellos tiempos de ‘sacar dinero a todos.

Definió ‘el censo’ como la renta fija que se daba a la iglesia para una determinada propiedad y para que se celebrasen misas o responsos para conseguir la gloria eterna. Los clérigos decían misa por algo, era para buscar la salvación de las almas y quien pecaba, tenía que ir al Tribunal de la Confesión y pagaban por una pena a través de una misa. Había que pagar la pena, sino en esta vida en la otra y de ahí surgió el Purgatorio que nació en el siglo X y en el siglo XIII estaba bien configurado. El Purgatorio es una invención histórica, pero era el lugar donde iban las almas que aún no estaban salvadas.

Habló, también, de las capellanías que eran obras pías instauradas en la Iglesia Católica, mediante las cuales el fundador, generalmente una persona acaudalada, dejaba en su testamento una cantidad de dinero que se ponía en renta, para que con las ganancias se pagara la realización de un número determinado de misas por la salvación de su alma. 


En definitiva, la tertulia hizo hincapié en los diversos modos que la Iglesia tenía para recaudar fondos. Era un sistema importante del que no se libraba nadie, por lo que el poder económico de la misma llegó a ser muy grande. y tuvo en sus manos un gran poder basado en la gran riqueza que obtuvo, con un sistema impositivo que hizo que su patrimonio fuese creciendo.

Los tertulianos que acudieron al bar ‘Casablanca’ se interesaron por los diversos ‘impuestos’ que la Iglesia tenía para tratar de sacar dinero. Sobre todo por el diezmo, del que dijeron que era un verdadero IRPF como el sistema actual. José Rodríguez Molina puso su saber al alcance de los alcalaínos que acudieron a la tertulia.

El patrimonio de la Iglesia católica ha sido debatido en todos los tiempos, hay quién asegura que tuvo la mitad de las rentas del país y otros que creyeron que fue escaso dicho patrimonioy las rentas sirvieron para dar limosnas y hacer caridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario