Páginas vistas en total

sábado, 30 de agosto de 2014

LA CULTURA ALCALAINA SE LLAMA CARMEN JUAN LOVERA

Casi como andar por casa, casi sin algarabías y sin hacer ruido, muchos alcalaínos acudieron el pasado viernes, 29 de agosto, a dar un homenaje a la alcalaína más importante de la segunda mitad del siglo XX, Carmen Juan Lovera. Fue en el Aula Magna del Convento de Capuchinos, un lugar importante para los alcalaínos que aman la cultura y sobre todo para ella que cada día y tras 60 años de trabajo, acude al pequeño despacho que le han dado en la sala infantil de la Biblioteca Municipal que además lleva su nombre. Una mujer silenciosa que apenas hace ruido, donde quiera que va, pero que tras tantos años de trabajo, ha dejado un legado, un bien hacer, un recuerdo histórico para los investigadores, formadores, historiadores y para los amantes de la cultura en general.
El acto comenzó con un texto que leyó su amigo, el cronista oficial de la ciudad, Domingo Murcia, en el que dijo que ‘parece que el tiempo no pasa por ella. Metódica y constante, la vemos a diario camino de su despachito multicolor, que flota en la sala infantil de la biblioteca que lleva su nombre. Viene de misa. Lee la prensa, para estar al día, y continúa con éste o con ese legajo, con aquel libro o aquel otro documento, que le están sirviendo para el artículo tal o cual. No para nunca. Habitualmente recibe alguna visita familiar o de amigos. Charla con amenidad y sabiendo lo que dice. Derrocha cordialidad y sapiencia. Sabe escuchar y cuando apostilla sobre los traspiés de los demás lo hace con discreción y elegancia’.
Paco Toro, técnico de Cultura en el Ayuntamiento alcalaíno fue el encargado de dirigir el acto y también contó que llevaba 32 años trabajando junto a ella, puso de hincapié el celo que Carmen Juan ha mostrado por su trabajo en la Biblioteca Municipal, contando alguna anécdota como cuando perdió un libro y ella, la bibliotecaria le hizo una ficha roja por no haberlo entregado. El pequeño, tranquilo y entrañable homenaje contó con la presencia de unas 100 personas, de lo más variopinto de la sociedad alcalaína: maestros, alumnos que recibieron enseñanzas de la bibliotecaria, archivera e investigadora. Así, Pablo Contreras, un alumno suyo que lo fue en el COPEM, recordó la etapa de este centro alcalaíno en el programa de televisión ‘Cesta y Puntos’, un equipo dirigido por ella y que cosechó grandes triunfos. El poeta de Valladolid, Miguel Casado, ganador de un premio Arcipreste de Hita, manifestó que como Carmen Juan no hay más que una. Muchos fueron los piropos que esta mujer que hoy cumple 90 años recibió a lo largo de la noche, todos ensalzaron la figura de Carmen Juan, como una mujer independiente, generosa, luchadora y que sigue al pie del cañón, volviendo cada día a su despacho en la biblioteca municipal, leyendo la prensa, interesándose por problemas cotidianos, dando consejos a los nuevos investigadores y buscando la cultura y dándola a conocer. Carmen Juan ha cumplido 90 años, pero sigue con la ilusión intacta, la gente la quiere y le agradece todo lo que ha hecho, por ello una de las plazas más bonitas de Alcalá lleva su nombre, la Biblioteca Municipal se llama como ella y la Ampa del colegio Alonso Alcalá también lleva sus apellidos. Carmen Juan es esa mujer que cada mañana se levanta y con pasos sosegados, pasa por el Paseo de los Álamos, con su bolso, su peinado, su perfume, sus ganas de vivir, se sienta en su pequeño despacho, lee la prensa, aconseja o habla con el que llega allí, investiga la historia alcalaína y vuelve sobre sus pasos a su casa de la calle Álamos, donde todos sus vecinos la conocen y la quieren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario