Páginas vistas en total

domingo, 10 de agosto de 2014

UNA GRAN CORAL CON UN BUEN MUSICAL

La coral Alfonso XI escribió durante el pasado sábado , una nueva página en los Festivales de Agosto, con una actuación brillante, hecha con un trabajo constante y arduo y ofreció al público dos actuaciones que quedarán escritas en los anales de estas fiestas. Fue su director, Lirio J. Palomar quién manifestó en el escenario que para este Musical II se ha trabajado con ahínco y corazón durante varios meses y el resultado se pudo ver al instante, pues el público respondió con aplausos y bravos a la actuación de estas personas que de manera altruista llevan la emoción, el arte y la cultura a los alcalaínos y a todos los que los quieran ver y escuchar. Lirio J. Palomar explicó que «el auge experimentado durante el transcurso del siglo XX y principios del XXI por la modalidad artística conocida genéricamente como ‘El Musical’, ha convertido a ésta en protagonista indiscutible de toda una época». Y añadió que «una época, que ha coincidido en el tiempo con la aparición de otra expresión artística que conocemos como séptimo arte: el cine». El primer número que representó la coral, fue ‘Cabaret’ y los recuerdos de aquella película llegaron al público, pues el Martínez Montañés se transformó y cinco mujeres alcalaínas y un hombre nos llevaron a aquellas escenas que nos trajo el cine. Después, ‘El violinista en el tejado’, representó la escena de ‘la boda en la aldea’ y un cortejo nupcial pasó por las filas del teatro, mientras la coral cantaba la canción. Cantando bajo la lluvia fue otra de las interpretaciones, así como la llegada de la familia Von Trapp, que la Escolanía de la Sagrada Familia le dio el toque requerido.
Hay que hacer hincapié en la música que estuvo a cargo de Jorge Molina, al piano que también es director de la Pep Ventura y con él David Molina, Félix Mateo , Rosa Cuenca e Inma Martín. El musical llegó al teatro Martínez Montañés y la coral Alfonso XI nos transportó a otros tiempos, a un mundo de música e ilusión, e hizo soñar a la gente y su trabajo de varios meses y de varios años se vio recompensado por los aplausos y porque hizo soñar y disfrutar al público allí reunido. Lirio J. Palomar es un h ombre, un señor que ama la música y lleva años y años en esto y en dirigir a la coral Alfonso XI, durante el pasado sábado ha podido decir que el musical «la conjunción de música y cine, imágenes y música, ha permitido la creación de verdaderas obras de arte, tanto en su versión escénica como en la cinematográfica». Las melodías que ofreció la coral Alfonso XI llegaron al alma de los que allí había, dispuestos a pasar unas horas agradables, ellos lo consiguieron, lo pudieron ver. El público lo agradeció y eso e s lo importante que todos se queden satisfechos con este trabajo. Después el telón se echó, se apagaron las luces y quedó la sensación, el recuerdo, la música, las voces y todo unido, en la cabeza y en los corazones de todos los que hicieron el milagro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario