Páginas vistas en total

lunes, 20 de febrero de 2012

¿LA AUTOVÍA LA VERÁN NUESTROS NIETOS?


Algo es algo y menos es nada, sería la expresión de cualquier vecino de la localidad alcalaína, con el tema de la conversión en autovía de la N-432, una vía maldita con decenas de accidentes mortales que le han dado un apelativo de bastante peligrosidad.
Ahora, se sabe que la futura A-81 entra en los planes del actual gobierno de España del PP, dentro del Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda 2012-2014.
Sin embargo, según anunció la ministra de Fomento, la popular Ana Pastor, la ejeción de las obras de esta autovía se prolongarían hasta el año 2024, cuatro más de lo proyectado por el anterior gobierno del PSOE.
El plan deberá ser aprobado, previsiblemente, este verano y contempla un presupuesto de 2.323 millones para los 419 kilómetros de la futura autovía A-81 que discurrirá entre Badajoz y Granada, con dos tramos diferenciados que se unen en la localidad de Espiel y que se encuentran pendientes de diferentes fases de estudio, entre ellas la de impacto medioambiental, desde hace meses.
La historia y el proyecto de esta autovía viene de lejos. Durante anteriores años se ha especulado con la puesta a punto de esta obra que hasta ahora no se ha hecho, pero que ha dado lugar a ríos de tinta en todas las direcciones. Ya, en los presupuestos de 2004, realizado por el ministro de Hacienda, Pedro Solbes, se recogía una cantidad de 67.263.000 euros para los próximos cuatro años, en tres partidas distintas de 48.206.000, 7.847.000 y 11.210.000 euros. Estas tres partidas contemplaban una inversión global de 3.745.000 euros para el 2005.
Se decía que una apuesta del PSOE, surgida durante el gobierno del Partido Popular, que rechazó la conversión en autovía alegando su escasa densidad de tráfico. El ex ministro de Fomento, Francisco Alvarez Cascos, aseguró en octubre del año 2002 ante la comisión de Infraestructuras del Senado que su densidad media oscila entre los 3.000 y los 7.500 vehículos, y que su departamento no se plantearía convertirla en autovía hasta que la densidad fuese de 10.000.
En el Boletín Oficial del Estado con fecha 9 de enero de 2008, aparecía publicado el estudio informativo y de impacto ambiental que determinaba el futuro trazado para la conversión de la carretera nacional 432 en autovía. El informe correspondía al tramo comprendido entre Espiel, en la provincia de Córdoba, y Granada, siendo el primero de la carretera N-432 que sacaba su estudio de trazado dentro del futuro eje Granada-Badajoz-Lisboa.
El trazado por el término municipal de Alcalá tenía una longitud de 18 kilómetros, contemplaba dos enlaces, un área de servicio a la altura de Puertollano y la construcción de un viaducto de 300 metros de longitud a la altura del paraje de Torre Abril. A su paso por las cercanías del casco urbano, la autovía discurriría por la zona oeste, por detrás de la Dehesilla y hasta el límite de la provincia de Granada irá en paralelo al actual trazado de la N-432.
A pesar de todo esto, el dinero para la autovía no ha llegado y tanto el PSOE como el PP han estado batallando durante estos últimos años. En ocasiones se decía que la autovía se iba hacer que se estaba realizando el estudio de impacto medio ambiental. En otras ocasiones se decía que no se iba a realizar por diversos motivos. Por eso, los vecinos de Alcalá la Real se han hecho escépticos con la reconversión de la N-432 en autovía, y a estas alturas y con la gran crisis que se padece, es una opción, la de la autovía que parece que puede dormir el sueño del limbo. Aunque, si llega, aunque sea tarde, será bienvenida en el municipio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario