Páginas vistas en total

viernes, 24 de febrero de 2012

ENTREVISTA FERNANDO FEDRIANI

  1. ¿Cómo llegó a ser profesor de Lengua y Literatura?

Llegué a ser profesor levantándome todas las mañanas a las cinco y cincuenta y nueve, estudiando tanto como me fue posible. Saqué las oposiciones con veinticuatro años porque tenía las cosas muy claras, y porque no tenía ni un solo céntimo en el banco. Mi familia está abarrotada de profesores y creo que eso te aporta un gen especial. En cualquier caso, no me gusta demasiado ser funcionario. El día que saqué la plaza alguien me dijo que ya tenía la vida resuelta y yo le respondí “espero que no”.

2. ¿Le gusta su trabajo?

Si no me gustara, no me dedicaría a esto. Me prometí a mí mismo que el día en que deje de ponerme nervioso los lunes antes de entrar en clase, lo dejaré. Y, al menos de momento, sigo aprendiendo muchas cosas cada día: los alumnos jamás dejan de sorprenderme. Ellos tienen la mirada limpia y no están condicionados por prejuicios, ni por malos hábitos. ¿Puede haber algo más bonito que ofrecerle a alguien herramientas para enfrentarse al mundo? ¡Es una tarea preciosa!

3. ¿Cómo llegó a Alcalá la Real?

De rebote. La primera sustitución de mi exnovia fue en el Alfonso XI. El día que la acompañé para buscar piso, miré el instituto y dije “me gusta para mí”. Pocos meses después me dieron una plaza definitiva… y me vine encantado. Recuerdo aquellos primeros fines de semana en Alcalá, cuando todavía no trabajaba aquí. Me gustaba ser el novio de la profesora de FOL, era divertido. Aunque reconozco que me gusta mucho más mi condición actual de profesor de Lengua.

4. ¿Porqué le gusta escribir?

Todo el mundo sabe hacer algo. Yo, desde pequeño, tengo facilidad para juntar palabras. Generalmente entiendo lo que la gente siente. Y generalmente me resulta sencillo ponerle palabras a los sentimientos de los demás. Desde que era un niño tenía un sueño y resulta apasionante que, a mis treinta años, siga teniendo las mismas sensaciones frente al papel que por aquel entonces cuando empezaba un cuaderno nuevo. Escribir te acerca a la inmortalidad, precisamente porque te diluyes detrás del texto. Es la leche.

5. ¿Qué es ‘Nata y Menta’?

Es la primera novela que se ha escrito en España sobre la historia de un club de fútbol. Es además mi primera novela, pero no es una novela escrita solo para los béticos. Habla del amor, de la Guerra, de literatura… Por ese motivo, está teniendo una acogida estupenda por parte de la gente. Ante todo es un libro divertido, que busca que la gente pase un buen rato leyendo.

6. ¿Qué es lo esencial en su vida?

Me considero muy feliz. Y precisamente lo soy porque necesito muy pocas cosas. Necesito mirarme al espejo, al final del día, y sentir que he aprendido algo nuevo. Necesito vivir en un lugar bonito, tener un teclado cómodo, y algo de música. Todo lo demás está en proceso de revisión, siempre. Hoy en día también necesito a mi novia Helena, que hace mágico mi mundo.

7. Cómo ve a la juventud alcalaína?

Me da miedo que la gente lea esta respuesta y piense que soy un pelota. Sin embargo, no puedo decirlo más claro: no puedo imaginar un alumnado mejor que el de aquí. Son atentos, creativos, sanos, y luchan por sus sueños. Me gusta mucho cómo se trabaja con los jóvenes en la localidad, pero aún más me gusta cómo ellos aprovechan todas esas oportunidades. La abrumadora mayoría tiene un carácter estupendo: son humildes y eso los hace ser verdaderamente grandes, verdaderamente especiales, especialmente diferentes.

8.¿Hay futuro para ella?

¿Cómo no va a haberlo? No hay futuro sin ellos, que es diferente. Desconozco si una parte de esta promoción tendrá que ir al extranjero o no. No sé cuál será la renta per cápita de la localidad dentro de unos años, y honestamente no me interesa lo más mínimo. Lo que tengo claro es que los jóvenes de Alcalá tienen la receta para salir de la crisis, para mejorar los errores que cometieron las generaciones anteriores. Solo les falta confianza en ellos mismos, que les digamos con más frecuencia lo estupendos que son. Están cansados de que no se valore su trabajo. Con un poco de más confianza podrán llegar tan lejos como se propongan.

9.

En absoluto. Nadie me ha regalado nada y un privilegio es, según la RAE, la “excepción de una obligación o una ventaja exclusiva”. Todo lo que tengo, absolutamente todo, me lo he ganado. No es un privilegio conseguir algo cuando has luchado con honradez para tenerlo. En algunos momentos he tenido suerte y en otros, no. El truco está en no dejar de luchar cuando las cosas te van mal, pero sobre todo en no dejar de luchar cuando las cosas te van bien. Eso último le ocurre a demasiada gente.

10.¿Qué autores le gustan?

Depende. Cada obra tiene una finalidad, igualmente respetable y válida. Me gusta la prosa de Umbral y de Valle, pero también disfruto mucho con escritores más comerciales como Muñoz Molina o Pérez Reverte. De todas formas, si tengo que escoger, me quedo con Lope de Vega. Es mi ídolo porque supo entender que lo verdaderamente importante del texto es que sirva para divertir a la gente. Es mucho más importante el lector que el escritor. Por eso paga. Y el gusto del lector es mucho más importante que el gusto del escritor, por ese motivo.

11. ¿Cómo es su jornada de trabajo?

Todos los días me levanto a las seis y media de la mañana. Soy profesor de secundaria, preparador de oposiciones y estoy haciendo la tesis. Soy columnista de EL MUNDO, estoy editando mi segunda novela y terminando de escribir la tercera. Ahora mismo estamos sacando adelante un grupo de teatro y otro de debates. Generalmente contesto los correos electrónicos en menos de media hora. Hago, como podrá verse, muchas cosas. A veces, demasiadas. Y no sabría delimitar en qué momento del día termino de trabajar. Como me gusta tanto hacer lo que hago, no me importa nada que mi jornada laboral dure veinticuatro horas.

12. ¿Va a publicar nueva obra?

Ya he firmado el contrato de edición de “Magia para torpes”, que saldrá al mercado en mayo. Prometo organizar un acto de presentación en Alcalá y me gustaría, de hecho, que fuera el primero de los actos promocionales que haremos. Estoy muy agradecido a Paco Martín por su apoyo a “Menta y nata” y quiero devolverme ese afecto presentando aquí la obra en primicia, antes incluso que en Sevilla.

13. ¿De qué se trata ahora?

Es otra novela bastante ligera. Es un curso de romanticismo para hombres torpes que no saben hacer felices a sus parejas. El protagonista pierde a su novia y se inscribe en un curso, llamado “magia para torpes”, en el que le enseñarán el significado de una lágrima o cómo se preparara una sorpresa romántica. El lector, por supuesto, también podrá seguir la historia de cómo trata de reconquistar a la mujer de su vida, pero también esas mismas lecciones del curso le servirán para su vida diaria, y para su relación de pareja.

14.¿Es difícil escribir o es un disfrute?

Todo el mundo sabe hacer algo bien. Yo soy un verdadero desastre aparcando el coche. No sé hacer maletas y se me da aún peor deshacerlas. ¡Algo tenía que saber hacer! Y escribir no se me da demasiado mal, claro. Ahora bien, esto es como hacer pan o como poner ladrillos: un trabajo más. La capacidad no es algo tan relevante. Lo que verdaderamente determina la calidad de un artista es su pundonor, el trabajo que derrocha, lo mucho que investiga, pero también su propio nivel de auto-crítica. Genera muchas decepciones ser tan duro contigo mismo como yo lo soy algunas veces, pero es la única forma para mejorar y de seguir creciendo.

15.¿Cómo ve la situación general de Andalucía y España?

Amo mi tierra. Mi familia es gaditana, yo nací en Sevilla, trabajo en Jaén, y resido en Granada. Amo Andalucía y también España. Pero creo que nos relajamos cuando tocaba seguir peleando. Creo que todos debemos trabajar más y ser bastante más solidarios para reactivar la economía. Sigo pensando, como ya he dicho antes, que es mucho peor dejar de luchar cuando van bien las cosas que venirte abajo cuando todo está mal. Creo que ese ha sido el problema.

16.¿El concepto de amor sigue siendo el mismo?

Se sigue hablando del amor, tantísimo tiempo después, y nos seguimos conmoviendo del mismo modo al escuchar un primer “te quiero”. Pienso que el amor es el verdadero motor del mundo. Y me encanta decir en clase que no sirve para nada estudiar, conseguir tus objetivos, o ser un buen ingeniero, si no eres capaz de cometer alguna que otra estupidez por alguien que te importa.

17.¿Cuáles son los intereses más importantes?

Me gustan cosas tan pintorescas como las tertulias políticas, el fútbol, la informática o el ajedrez. Me gusta la literatura, obviamente, pero siento que una persona es culta cuando sabe entender que no eres mejor por ir al teatro que por conocer cómo va eso de las tallas de un sujetador: todo es cultura. Soy una persona muy curiosa. El único tema que no me interesa es el dinero. Odio las cosas del dinero y no me gustan nada los bancos, hacer números, ni la gente que valora las cosas por su precio. La gente que habla mucho de dinero me resulta insoportable. El resto de personas tienen mucho que ofrecer siempre y me gusta aprender de todo.

18.¿Qué piensa hacer en el futuro?

El día que saqué las oposiciones me prometí a mí mismo que cuando llevara diez años dando clase haría todo lo posible por retirarme de este negocio. Desde que comencé a trabajar he hecho muchas mudanzas. Espero no perder esa ambición y, de cara al futuro, acumular mucho estrés, y muchos proyectos. Eso sí, lo único que tengo claro es que haré todo lo posible para vivir de la Literatura, algún día. También me gustaría dar clase en la Universidad, algunos años. No será a corto plazo… pero espero conseguir esas dos cosas en el futuro.

19. ¿Cuente algo de su infancia y familia?

Mi hermano mayor es mi súper héroe favorito, una mezcla de James Bond y de Supermán. Mi hermano Alberto es quien me enseñó todo lo que sé sobre las mujeres y sobre el fútbol, dos de los planos más importantes de mi mundo. Mi madre es la persona más trabajadora que jamás he conocido y tuvo la deferencia de darme la vida, motivo por el que le estoy muy agradecido. Y mi padre, que murió cuando yo tenía quince años, es la estrella fugaz a la que rezo cada noche. Juntos formamos un buen equipo. Y tuve una infancia muy feliz, gracias a ellos.

20. Añada lo que quiera

Quería aprovechar esta oportunidad para dar las gracias a todos los alcalaínos por su afecto, por seguir con tanto interés los proyectos que hemos tenido la suerte de llevar a cabo en estos meses. Ah, y quería felicitaros por tener una ciudad preciosa. ¡Me encanta perderme por las calles de la localidad, siempre que tengo ocasión! Y espero seguir haciéndolo muchos años.

1 comentario:

  1. Magnífico. Y me alegro... porque sabiendo esto, creo que me animaré a cogerle el libro a mi hija bética para leerlo...

    ResponderEliminar