Páginas vistas en total

lunes, 4 de noviembre de 2013

EL PLENO DE LA DIPUTACION TAMPOCO NOS ABRIÓ LAS URGENCIAS

El municipio alcalaíno no fue consciente ayer de que en el Aula Magna del Convento de Capuchinos se celebraba, por primera vez, un pleno de la Diputación Provincial, por eso los vecinos no acudieron, pero el Ayuntamiento alcalaíno preparó esta sesión con mimo y el Aula Magna de este centro cultural tenía encendida la calefacción y vistió sus mejores galas para acoger a los diputados de toda la provincia.
Una de las cuestiones que importaba más a los 3 municipios de la comarca: Alcalá la Real, Frailes y Castillo de Locubín, fue la moción sobre la apertura de  las urgencias del hospital de Alta Resolución que el PP había presentado para la ocasión, pero la misma pasó sin pena ni gloria, ya que la mayoría de los votos del PSOE la liquidó por completo.
No obstante, la puesta en escena  a cargo del diputado y alcalde de Frailes, el popular José Manuel Garrido, fue sencilla y la entendió todo el mundo, vino a decir que el hospital alcalaíno está funcionando a medio gas y que le falta las esenciales urgencias para que sea un centro que avale la sanidad de 30.000 personas que componen la masa humana de estos 3 municipios antes citados.
Por el contrario, la diputada del PSOE, Adoración Quesada no supo argumentar ponerse en contra de esta moción y elaboró un discurso que no se correspondía con las circunstancias, manifestando que el PP había incumplido todas las promesas con el electorado y la política popular se basaba en las promesas y en la mentira y qu e el PP no podía venir ahora a defender la apertura de las urgencias del hospital alcalaíno porque su política era vender, al mejor postor, la sanidad pública.
Al final y después de echar la culpa al PP por no abrirse dichas urgencias, Adoración Quesada pudo decir  que las urgencias del hospital alcalaíno no se abren porque no hay dinero para ello, y añadió que tienen un coste de unos 9 millones de euros que ahora mismo no son factibles para la administración autonómica.
En la réplica, el diputado popular y alcalde de Frailes dijo que «pensé que habíamos venido aquí para hablar de las urgencias sanitarias del hospital de Alcalá la Real» y añadió que solamente hacía falta voluntad política para abrirlas y que la cuestión económica era superficial, porque «está todo hecho, el edificio, los muebles y las herramientas, solo falta que la Junta de Andalucía ponga a los médicos y al personal adecuado para abrirlas», así finalizó su actuación. Al final, toda la moción quedó en nada y el presidente Francisco Reyes zanjó el asunto con la votación que fue mayoritaria para el PSOE.
Pero el pleno de la Diputación Provincial acercó a esta institución a los pocos ciudadanos alcalaínos que acudieron a ver esta sesión, aprendiendo como se desarrolla la misma y viendo a sus representantes como realizan la política provincial.
Por eso y sin servir de critica, los plenos de la Diputación, al menos los que se celebren en los distintos municipios deberían estar llenos de contenido para los vecinos y retirar todas esas cuestiones técnicas que se aprueban por unanimidad y que no tienen mucho interés para los sencillos ciudadanos y vecinos de los pueblos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario