Páginas vistas en total

domingo, 28 de febrero de 2016

ANTONIO AGUILERA Y SU PREGON DEL COSTALERO

 La Semana Santa alcalaína se va acercando y el pasado sábado se dio la salida con el llamado ‘Pregón del Costalero’ que estuvo a caargo de Antonio Aguilera, cofrade y capataz de la cofradía de la Virgen de las Mercedes.
Un acto que se inició a las 20:30 horas en el Aula Magna del Convento de Capuchinos, que desde su inició se llenó de jóvenes y componentes de la Agrupación Musical Virgen de la Esperanza.
El presentador fue Francisco Sánchez Peña, que definió a Antonio Aguilera como el de Merlín, el del hockey, el que monta todo lo que se hace en Alcalá, pero sobre todo porque es el capataz y capillero de la Virgen de las Mercedes.
Antonio Aguilera comenzó hablando de las vísperas, de la impaciencia de la espera, que muestra a Alcalá llena de velas. Añadió que le hubiera gustado una buena oratoria «pero tengo mis limitaciones y siempre he estado del otro lado del atril».
Habló de que un año más ha pasado y la Semana Santa se dispone a llegar y la tradición se convierte en alegría, «volveremos a vivir momentos interesantes,  sentir el primer escalofrío, quedamos extasiados cuando se levanta el paso, huele a cera y vamos a recordar a gente que me ha enseñado y continuar con el peso de la tradición, hecha por nuestros mayores».
Después, y como el pregón era en honor del costalero, definió esta figura esencial de la Semana Santa, «ser costalero es ser hombres y mujeres valientes, los llaman costaleros y sus comienzos fue en el muelle sevillano, considerados seres despreciables, pero dejaron un legado, hoy ser costalero es ser sentimiento, cuyo corazón está dividido entre la fe y la tradición y bajo sus espaldas se cumple la penitencia». Consideró que ser costalero «es ser un personaje sin complejos, que tiene el calor del pueblo, el costalero es el que carga con el peso de la Pasión».
Después, habló de su cofradía, la de la Virgen de las Mercedes, «yo soy el capataz y moldeo el grupo de mujeres y hombres que realizan su trabajo bajo el varal, y en ese lugar todos son iguales, tenemos una gran responsabilidad y hacemos una verdadera piña porque una cuadrilla de costaleros es una escuela de valores: formamos un equipo, con unidad de criterio y nuestra unión residee en el respeto, valorando a cada uno de los costaleros, todos tienen un gran sentido de la responsabilidad y se crea un buen ambiente que fortalece la unidad persona».
También, habló de que una de las características de los costaleros es la de buscar el equilibro e impregnarlo de sentimiento y saber transmitir este oficio.
Añadió que el costalero se caracteriza por su vestimenta y sus palabras, con una gran manifestación de sentimientos, los costaleros pertenecen a un grupo anónimo, con mucho sentimiento de  devoción.
Definió el lugar del costalero, un lugar bajo la imagen , donde solo hay madera limpia, sin oro ni adornos. Son obreros del fervor, y cada año se superan en su labor.
También, fue nombrando a los costaleros de las diferentes cofradías y Antonio Aguilera oía su voz a través de los altavoces instalados en el Aula Magna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario