Páginas vistas en total

sábado, 20 de febrero de 2016

LA CUEVA SE CONVIERTE EN LA GRUTA

Ayer, estuve de nuevo en la Cueva, la emblemática taberna frailera de la calle Cuevas. Pero ahora sus actuales inquilinos la han convertido en gruta y la han transformaddo de taberna en pub. Son jóvenes y el cambio se ha llevado a cabo porque los tiempos cambian. La esencia de la Cueva sigue ahí, con su temperatura habitual, su peculiar forma, sus lugares donde jugábamos a las cartas hace ya muchos años. Allí conocí a Michael Jacobs y a muchos otros. Allí, pasé parte de mi infancia y juventud, viendo por primera vez la televisión y jugando a un futbolín de peseta al que casi siempre yo invitaba a mis amigos. 
Ahora, la Gruta es regentada por dos personas jóvenes, el mobiliario se ha transformado, han desaparecido las tinajas que le daban un buen empaque a la habitación principal, ahora se puede bailar, tomar combinados en unas mesas altas con taburetes. Esconderse en el último sitio o subir arriba, donde han tapado las ventanas que dan a la calle y han aumentado el ambiente de pub moderno. 
La Cueva o La Gruta ya no es lo que fue, y es normal, los tiempos cambian, pero ahora está abierta y eso es lo importante, puedo ir y evocar a mis amigos y vecinos, como Pepe Malabrigo, Peñilla, el médico y muchos otros. Allí he estado con Jesús Pozo, Merce y Elisabeth, y volveré, si puedo a tomar un café allí y si puedo bailaré una cumbia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario