Páginas vistas en total

martes, 23 de febrero de 2010

ELUCUBRACIONES CONTRA LA CRISIS

Está visto que la crisis no hay quién la arregle. El gobierno socialista de España tampoco sabe o no qiere arreglarla. Bastaría con repartir todo lo que hay entre cada uno de los españoles. La riqueza la tienen unos pocos, los demás vamos a remolque de ellos, hasta tanto no se reparta no se acabará la crisis. Si Leire Pajín gana 15.000 euros al mes, Ronaldo Cristiano los gana a la hora o al minuto y cualquier ministro o subdirector de cualquier ministerio gana otro tanto, pues resulta que mi cuñado o mi vecino solo pueden tener una pensión de alrededor de 500 euros, porque no puede ser de otra manera.
Lo primero que tienen que hacer los políticos es rebajarse el sueldo, que tengan unos honorarios mileuristas, verás como agudizan el ingenio y se ponen las pilas, y resuelven los problemas, porque con tanto automóvil oficial, tantos viajes al extranjero, tanta publicidad, tanto gasto en Eurovisión, en el Mundial de Sudáfrica, en conseguir una Olimpiada, así no hay dinero para las necesidades básicas de los españoles. Estamos gastando en cosas muy superfluas y hay que desterrar todo esto.
La democracia española se tambalea, aquí mandan unos pocos y el pueblo no tiene nada que decir. Los sindicatos son una correa de transmisión del gobierno. Hoy, 23 de febrero de 2010, van a salir a la calle para decir que no quieren el sistema de pensiones que a última hora se ha inventado Zapatero, aumentando la hora de jubilación hasta los 67 años. Pero no son capaces de decirle a Zapatero que reparta la riqueza entre todo el pueblo de España, solo salen a la calle como una demostración de fuerza y para decir que ellos también quieren la tarta española. A base de ganarse subvenciones por la cara están donde están, en manos de los que mandan, mientras desprecian a los parados y no levantan ni un dedo por ellos. Con más de cuatro millones de parados, no sé lo que hacen los sindicatos, mientras millones de familias viven en las últimas y con el agua al cuello.
La prueba de que se pueden cambiar las cosas, la hizo el propio José Blanco, enfrentándose a los todopoderosos controladores aéreos, por decreto desmontó toda la parafernalia de esta gente. Así también se puede desmontar el montaje de los bancos. No hay dinero porque los bancos no se fían de los autónomos y españoles que quieren acceder a un préstamo. No hay consumo porque no hay dinero y no hay nada porque no tenemos nada. Es todo un montaje de los que gobiernan que no tienen pelotas para desmontar el capitalismo salvaje que estamos padeciendo. Además, de contar con un pueblo inculto al que no quieren alfabetizar. Sólo dan una serie de limosnas; hoy vamos a darle a los niños andaluces de quinto y sexto un ordenador que no sirve para nada, pero que da mucha publicidad al gobierno socialista de Chaves, digo de Griñán. Ah, y Chaves se fue a Madrid, un presidente que había obtenido mayoría absoluta y dejó el gobierno en manos de Griñán, como un señor feudal que le da el gobierno a su hijo. Sin contar con los andaluces, cogieron el caminito a Madrid y nos dijo a todos, hasta luego los señores. Mañana nos dirán que han acortado el tiempo de espera en las operaciones de la Sanidad andaluza en un par de horas, durante menos de un año. Pasado mañana, que el dentista será gratis hasta que tengamos 18 años y por último, dirán que nos han sacado de la pobreza y que todos tenemos un plato de lentejas cada día.
Creo que cualquier andaluz hace más por Andalucía que esta gente que nos gobierna. Poder aguantar un mes y otro, con un sueldo entorno a los 1.000 euros, de ahí sacar a la familia, pagar hipotecas, luz eléctrica, teléfono y automóvil, es todo una hazaña que ya me gustaría a mí que la pudiera hacer cualquier politico que se precie. Montar en el coche oficial, visitar cada semana un municipio, hablar con los alcaldes o concejales, decir que hay muchas plazas de residencias de mayores y que se van a construir nuevas y nuevas guarderías, eso lo dice cualquiera, porque luego la mayoría de las cosas no se cumplen o son insuficientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario