Páginas vistas en total

domingo, 24 de diciembre de 2017

NOCHEBUENA

Hoy, aquí en estas tierras de olivos, donde la sequía climatica impera y las demás sequias también, hay gente que lleva las manos en sus bolsillos y se pasa el día en la muralla de la Estación de Autobuses. Hoy, hay mucha gente que se ha gastado dinero en preparar una cena para juntarse con los suyos y con los otros, comed de todo, bebed lo que puedan y mañana se levantarán sin saber qué hacer, o quizás no.
A estas alturas, he pasado muchas Nochebuenas, recuerdo las de Frailes, con mi madre, en aquella pequeña taberna de la calle Tejar, cuando María la Betuna nos reunía en aquella mesacamilla, con un brasero de picón e íban llegando mis amigos: Luis Raya, Antoñiño, Rafa el de Caridad, Fermín, Ezequiel, Paco el del Practicante y allí, también, estaban Cabildo, Luis Gamazo y mi madre nos decía que no nos fuéramos por ahí a pasarlo mal, y no le hacíamos caso y nos íbamos a dar el aguinaldo por aquellas calles fraileras, comprábamos una botella de coñac y llegábamos a la misa del Gallo medio borrachos y nos hacíamos los esentos.
Pasé una Nochebuena en un cortijo de Torredonjimeno, recogiendo aceitunas a una marquesa, allí habíamos más de 80 fraileros, metidos todos en una sala grande, separados por una cortina de tela, durmiendo en un colchón y todos apelotonados y trabajamos ocho horas y después volvíamos al cortijo y estábamos contentos pero yo juré que no iría más a la aceituna y así fue.
Pasé una Nochebuena en Sevilla, haciendo la mili, paseando por la calle Sierpes con otro frailero y volviendo a una pensión solitaria donde nadie nos dijo 'por ahí te pudras'.
La Nochebuena es un sueño que cada año nos monta el que tiene algo que vender, nos reune, nos compra, brindamos, cantamos o ni eso. Hay otros que en este día van a la aceituna, o hacen pan, o están en un bar.
Pasé alguna Nochebuena en Sabiote, con los Cucos, con mi unigénita Nerea y allí añoraba estar en Frailes, también he pasado muchas Nochebuenas en Alcalá la Real, y en todos sitios es igual; la Nochebuena, la Navidad es una falacia, un sueño, una ilusión, que nos la incrustaron cuando niños; pero seguimos aquí en Navidad.Hoy dormí en una buena cama, me levanté con buena temperatura en la casa, compré pan, naranjas, manzanas, uvas, cerveza, leí un par de periódicos, desayuné y di un paseo; me acordé de mi Nerea, de mi hermana Emilia, de mi madre María la Betuna, de mi hermana Maripi, de un hombre gordo que cada día está en un banco del Paseo de los Álamos y bebe cerveza junto a otros hombres y una mujer, también me acordé de Esperanza que vive en Sevilla, de Belmontes, de Michael Jacobs y de Manolo el Sereno, de Caño el matemático, del Balneario de Frailes, de José Manuel, de un matrimonio gitano que está cada día en el Paseo, me acuerdo de mucha gente; anoche había un hombre pobre en un banco del Paseo y no me pidió nada. En fin, para qué divagar más, os deseo a todos una feliz Navidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario