Páginas vistas en total

martes, 19 de diciembre de 2017

EL BALNEARIO FRAILERO QUE NO PUDO SER Y SIGUE EL SUEÑO

Casi todos los fraileros conocen, más o menos, la historia del Balneario de la villa de Frailes y está envuelta en una especie de esperanza por la que algún día se podrían recuperar estos baños que fueron interesantes y muy visitados en su principal época.
Los nacidos en la posguerra tenemos conocimiento de escritos, fotos y algún libro que daban cuenta de las excelencias del establecimiento que estaba edificado en lo que hoy es la casa de Manuel Gallego. Allí, llegó un día Ángel Ganivet, escritor y diplomático y escribía cartas a su madre, contándole las excelencias del balneario frailero. En aquel tiempo se podía jugar al tenis en sus instalaciones, y sobre todo tomar las aguas sulfurosas que influían en las dolencias reumáticas, dermatológicas y procesos respiratorios.
José Luis Martín, joven socialista frailero que estudió arquitectura técnica y fue aspirante a la Alcaldía pero no la consiguió, me decía que el proyecto para luchar juntos todos los fraileros, era sin duda el balneario: ‘tienen que ir unidos y luchar juntos para que venga la financiación necesaria y más tarde se gestione y sea un proyecto de futuro para la comarca de la Sierra Sur’.
José Manuel Garrido, actual alcalde del PP, entró en la Alcaldía en el año 2011 y se puso al frente de este proyecto con todas sus fuerzas, intentó llevarlo a cabo por todos los medios, pero había muchos frentes abiertos, comenzó a buscar financiación y pudo llegar hasta cubrir una etapa. Pero el balneario estaba allí, con las puertas cerradas, esperando un milagro que no se producía y él y mucha gente de Frailes pensaban que lo peor que podía ocurrir, es que el edificio se quedara allí, cerrado, como un monumento a la fatalidad, como un símbolo al absurdo, como un aeropuerto castellonense cualquiera.
Yo pensaba que cuando se hiciera el proyecto del balneario y su posterior obra, sería algo único, diferente, con jardines, instalaciones deportivas, algo especial que atrajera a gente interesada y con sensibilidad, pero se compraron los terrenos y vi que de jardines y de instalaciones deportivas no iba el proyecto, por lo que cuando se presentó, se lo dije a los responsables. Así, el 24 de junio de 2010 se colocó la primera piedra, allí estaba el alcalde el socialista Antonio Cano García; el presidente de la Diputación Provincial, Moisés Muñoz; el delegado de la Junta de Andalucía, Felipe López, junto con algunos vecinos de Frailes.
El proyecto del balneario de Frailes se ha hecho de forma oficial, tratando de encontrar una financiación de las administraciones, pero el pueblo de Frailes no ha intervenido, no se ha hecho una política de participación para que los fraileros contribuyan con su dinero a levantar el balneario, en un lugar donde el ahorro es importante y según un director de la Caja Rural de aquella época había un ahorro de más de 3.500 millones de pesetas. Pero quién sería capaz de involucrar a los fraileros para que se gastasen su dinero en el balneario, creo que nadie, porque la política que se ha ido haciendo a lo largo de estos últimos 40 años, ha sido una política de pueblo subvencionado, y cuesta mucho que cualquier vecino tome una cantidad de sus ahorros y la ponga junto a otras muchas para que este proyecto se llevase a cabo.
Por lo que se ha escogido la fórmula que ha salido a flote, la adjudicación a la empresa SCA Hábitat Colaborativo que en el día de mañana tendrá una reunión en la Casa de la Cultura de Frailes, con todas las personas que quieran acudir, donde explicará su proyecto. De esta manera, el alcalde José Manuel Garrido ha salvado los muebles y el edificio que parecía condenado a convertirse en un esperpento, adquirirá vida y esperemos que sus habitaciones se llenen de gente, sus spas se llenen de bañistas y las aguas sulfurosas curen a muchos enfermos. Pero el sueño de aquel balneario romántico, único e interesante quedará para otra ocasión, en la que los fraileros se involucren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario