Páginas vistas en total

sábado, 23 de diciembre de 2017

EL MEJOR CHOCOLATE DE ACEITE DE LA COMARCA LO HACEN FLORENCIO AGUILERA Y SU MUJER MARIA DEL MAR

Florencio Aguilera y su mujer María del Mar han ido arañando saberes en la elaboración del aceite de oliva y con mucho esfuerzo y fatigas han conseguido poner en el mercado uno de los aceites con más calidad de la comarca.
Para llegar a su almazara hay que hacer un croquis de situación e ir hasta la aldea de La Hortichuela, pasar cientos de curvas y llegar hasta allí, donde se esconde su almazara, una pequeña fábrica, sencilla como ellos mismos, pero que con valentía, sensibilidad, estudiando, trabajando y cometiendo errores, han creado un aceite que se distingue de los demás.
Pero el asunto no se ha quedado ahí, este matrimonio consciente de que no puede competir con grandes fábricas y grandes superficies en la venta de aceite, han ido tratando de diversificar sus productos. Su último invento es la creación de un chocolate de aceite seleccionado, el mejor que tienen, el Ágape, y utilizando un cacao ecológico han conseguido su producto, el chocolate Florencio Aguilera que hace una semana se puso a la venta en las tiendas de la comarca y se está vendiendo a marchas forzadas, en tabletas que cuestan la cantidad de 2’5 euros.
Todo esto no lo cuenta María del Mar, una mujer que está enamorada de lo que hace y añade que el chocolate tiene dos sabores, uno de chocolate negro con aceite de oliva y otro con los mismos ingredientes y con un toque de canela. Cuenta que «el chocolate negro que conocemos es amargo, pero al mezclarlo con el amargo del aceite de oliva, se contrarresta el sabor y se hace más agradable».
Hasta llegar aquí, ambos han recorrido un largo camino. Cuenta María del Mar que sus suegros: Pepita y Florencio vendieron su casa para comprar la almazara que era una cooperativa que había dado en quiebra y que su marido se quería ir al ejército, pero cambiaron las cosas y pusieron en funcionamiento la fábrica, fue allá por el año 1983 y el primer año pesaron solo 50.000 kilos de aceituna, pero ya han llegado a pesar unos 3 millones de kilos.
Su secreto es haber comprado su propia finca de olivos, cultivarla y cosecharla en el mes de octubre, y comenzaron a experimentar, se equivocaron muchas veces porque han sido muchos años de ensayo.
Se formaron como maestros de almazara y desde 1989 empezaron hacer los dos cursos de cata y después Florencio se dedicó más al molino y María del Mar al tema de las catas, con muchos cursos a sus espaldas. Su aceite Ágape es un aove diferente a todos los que hay en el mercado, pasando los más estrictos controles de calidad. Esto le ha valido numerosos premios y los dos primeros galardones de aceite de la comarca.
Florencio Aguilera y María del Mar forman un tándem perfecto para luchar por su aceite, allí instalados en su pequeña almazara de la aldea de La Hortichuela experimentan cada día con sus aceitunas y sus aceites, siguen diversificando sus productos, si la semana pasada pusieron en el mercado el chocolate de aceite, hace un par de años fue su mermelada de aceite, y no paran de pensar en nuevos productos que ya están en su mente.
El secreto dice María del Mar que es muy fácil, su aceite y sus productos están hechos con mucho amor. Y en aquella pequeña fábrica cada día, estas dos personas tratan de buscar su camino y ofrecer al mundo lo mejor de sí mismos. Sus productos se están vendiendo en toda España, por Internet, por teléfono, por el boca a boca y en las ferias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario