Páginas vistas en total

sábado, 2 de diciembre de 2017

LA VENTANA

Nunca te ví en la ventana y por eso seguía cerrada; a veces se vislumbraba una luz, aunque tenue y pensaba que alguna voz se oía a pesar de estar un poco sordo, por la edad, no era de nacimiento.
Aquella mujer se paseaba cada día por la playa y el agua y la arena acariciaban la punta de sus dedos. Otras veces subía al pueblo a comprar alguna cosa y miraba la iglesia y sus campanas y el cielo azul oscuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario