Páginas vistas en total

domingo, 14 de junio de 2015

DISCURSO DE MARINO AGUILERA DEL PP EN LA CONSTITUCION DEL NUEVO AYUNTAMIENTO

Buenas tardes:
Señores concejales, señoras concejalas, autoridades civiles y militares,
señor Interventor y señor Secretario de la Corporación, ciudadanos de
Alcalá la Real, amigos y amigas todos.
La voluntad de los ciudadanos, libre y democrática expresada en las urnas
el pasado 24 de mayo, es la que constituye la X legislatura que hoy arranca
con la toma de posesión de la nueva Corporación Municipal. Quiero enviar
a los alcalaínos, todos ellos representados en este excepcional Salón de
Plenos por los miembros de la Corporación, un mensaje de
agradecimiento, reconocimiento y compromiso.
A los que optaron por la fuerza política a la que represento, a los que lo
hicieron por otras, a los que participaron en definitiva, gracias por ejercer
un derecho, el del sufragio, que nos hace libres e iguales.
Ser concejal de nuestro municipio, de la ciudad de nuestras familias, de
nuestros hijos, es el mayor orgullo que puede tener una persona con
vocación de servicio público. Incluso hoy, con todo el descrédito que recae
sobre la clase política, encontramos más motivos que nunca para seguir
trabajando para los alcalaínos desde su institución más cercana, el
Ayuntamiento.
Desde el Grupo Popular nos sentimos plenamente orgullosos de este reto y
nos mostramos agradecidos por tantas muestras de apoyo y de confianza
recibidas en estos días. Prometemos trabajo, constancia y un escrupuloso
sentido de la responsabilidad en el ejercicio de nuestras funciones como
principal grupo de la oposición.
A lo largo de los próximos cuatro años, el Grupo de Concejales del Partido
Popular no solo se limitará a controlar y fiscalizar escrupulosamente las
acciones del Equipo de Gobierno; también realizará constantes
aportaciones y propuestas en el Pleno Municipal que nos ayuden a mejorar
como municipio y como ciudadanos.
El Partido Popular se presentó a las elecciones municipales con un
proyecto de gobierno nacido de la participación ciudadana y de la
vocación de servicio público, que aborda de forma decidida los principales
problemas que aquejan a Alcalá la Real y a sus aldeas, aportando
soluciones sensatas y plenamente realizables.
Desde aquí pedimos al Partido Socialista que las tengan en cuenta y sobre
todo que las lleve a cabo si las estima positivas. Le pedimos que estudie
nuestro proyecto, que lo valore y que lo utilice como si fuera suyo siempre
en beneficio de todos. Y tal como se lo estamos pidiendo ahora se lo
vamos a pedir a lo largo de la legislatura desde el respeto y la colaboración
entre grupos políticos entregados a una misma causa, y cuando lo hagamos
esperamos encontrar en frente a un Partido Socialista no solo renovado en
sus caras sino también en sus formas, que ejerza un gobierno dialogante
con el pueblo, receptivo con la oposición y limpio con la institución que
dirige por mandato de los alcalaínos.
Alcalá posee grandes problemas o retos a los que la Corporación
Municipal tiene que hacer frente.
El primero de ellos el del empleo, dominado por la temporalidad y
dependencia del sector primario. Es preciso albergar nuevas esperanzas
para la agricultura, apostar por la diversificación de cultivos, por la unidad
del sector del aceite y por el envasado y comercialización de nuestro
virgen extra, al que hay que dignificar como uno de los grandes aceites
andaluces. Formar a nuestros jóvenes para que asuman el relevo
generacional en la agricultura con garantías, formarlos para que la
industria cuente con trabajadores cualificados y motivados, formarlos para
que el comercio supere los nuevos retos a los que se enfrenta. La
formación, clave para el desarrollo de la sociedad alcalaína y para
encontrar o construir un empleo, será una de nuestras principales
reclamaciones, en especial la de aumentar la oferta de ciclos formativos.
Tenemos que esforzarnos para encontrar fórmulas que desarrollen de una
forma eficiente los polígonos industriales como el Llano Mazuelos, que
ojalá se vea impulsado definitivamente durante esta legislatura, y no nos
quepa la menor duda de que uno de los mejores servicios que podemos
prestar a las personas que buscan un empleo es poner a su disposición los
múltiples espacios sin uso que posee el Ayuntamiento para facilitarles el
desarrollo de su profesión.
Asociado al anterior encontramos el problema del acelerado
envejecimiento de la población alcalaína. Tenemos que marcarnos como
objetivo dejar de ser el municipio andaluz de más de 20.000 habitantes
más envejecido, con menor peso de la población joven, el municipio
andaluz donde menos niños nacen y donde mayor emigración juvenil se da
ante la falta de oportunidades. Si no somos capaces de frenar esta
dinámica, si no somos capaces de generar recursos para retener a la
población, Alcalá seguirá perdiendo habitantes, con la consecuente pérdida
de unidades escolares y el cierre de colegios en muchas de las aldeas, por
citar tan solo alguna de las múltiples consecuencias que nos acechan.
También es prioritario contar con un mayor número de plazas de residencia
para mayores, puesto que es el sector de población que más está
aumentando.
El tercer reto al que debemos enfrentarnos es el abandono del Casco
Histórico y de la mayoría de las aldeas. No podemos permitir que se
pierda el corazón de Alcalá, su casco histórico, cada vez más solitario,
cada vez más silencioso, cada vez más deteriorado. No basta con seguir
arreglando calles. Hay que apostar por el elemento que realmente da vida a
estos espacios tan delicados y a la vez atractivos, el sector servicios: un
casco histórico tendrá futuro en tanto lo tenga su comercio, en tanto el
turismo sea una realidad permanente y rentable, la hostelería goce de
facilidades y la oferta de ocio y cultura sea recurrente. Para ellos pedimos
inversión, líneas de ayuda y, cómo no, también para los que deseen
rehabilitar su vivienda.
Al igual que para nuestras queridas aldeas. De alguna forma tenemos que
conseguir hacerlas espacios atractivos para los que buscan un lugar para
vivir.
Otro de los grandes retos es el de conseguir una sanidad digna y acorde a
las necesidades de nuestra comarca. Se han dado pasos importantes en este
sentido pero tenemos que seguir presionando a la Junta de Andalucía para
desbloquear de una vez por todas la situación del Hospital de Alta
Resolución. El hospital, la Sanidad alcalaína, no pueden seguir siendo
objeto de especulaciones y diana de falsas promesas cada vez que llegan
unas elecciones. Necesitamos un Hospital completo, con las urgencias y la
hospitalización abiertas, capaz de atender la mayoría de los casos que
reciba como así se nos prometió. Y por qué no, un hospital con unas
Urgencias que cuenten con un pediatra, como piden tantas y tantas
familias. Den por hecho que el Partido Popular seguirá haciendo de esta
aspiración uno de sus principales caballos de batalla.
Y no olvidemos la atención a los colectivos más vulnerables como las
personas dependientes, en riesgo de exclusión, las familias con dificultades
y, cómo no, el colectivo de discapacitados, para los que pedimos mayor
atención, voluntad y recursos.
También nos gustaría tener una mención a la necesidad de corregir la
errónea dinámica presupuestaria que se ha adquirido en la última
legislatura. Es necesaria mayor rigurosidad a la hora de asumir gastos, ser
más austeros y sobre todo ser fieles a las orientaciones marcadas en el
presupuesto, fundamentalmente en el capítulo de inversiones que tanto se
han sacrificado en los últimos años por atender el excesivo gasto de otras
áreas.
Solucionar algunos de estos problemas son cuestión de simple voluntad
política. Otros son más complejos porque no son coyunturales, sino
estructurales, se encuentran adentrados en lo más profundo de las raíces de
Alcalá y no podemos esperar una solución en un corto espacio de tiempo.
Sabemos que la gestión municipal tiene que atender diariamente multitud
de servicios, pero desde aquí le pido al Partido Socialista altura de miras
para hacer de estos problemas ejes de su gobierno y que olvide la
mentalidad cortoplacista del resultado inmediato y del efecto mediático.
Nos enfrentamos a obstáculos que cuestionan el futuro de Alcalá, como la
despoblación y la falta de oportunidades, obstáculos importantes,
dediquémosle el tiempo necesario, los recursos disponibles y sepamos
esperar resultados más allá de los límites de la legislatura aunque las
medallas se las pongan otros.
Como ustedes saben, este concejal que les habla es docente, al igual que
varios compañeros en esta Corporación. No estaría mal intentar en estos
cuatro años que el Ayuntamiento asimile el espíritu que anida en los
centros educativos y lo haga suyo. Hacer del Ayuntamiento un espacio para
aprender a sortear dificultades juntos, en sana convivencia y donde ante
todo y por encima de todo impere un concepto fundamental y sagrado en
educación: el de LA IGUALDAD de oportunidades. Un Ayuntamiento y
un Municipio construido, como la escuela, desde los valores del esfuerzo,
del trabajo, de la constancia y de la solidaridad, siempre entre iguales, y
donde el favoritismo sea una palabra que para encontrarla haya que
recurrir al diccionario.
Así son las escuelas de Alcalá, y así nos gustaría que funcionase esta
Corporación Municipal que hoy arranca. Qué ejemplo damos a los jóvenes
cuando les permitimos elegir democráticamente a su representante o
delegado de clase, mientras en su aldea ven que su representante, su
alcalde pedáneo, es elegido a dedo por gente que ni tan siquiera es de la
aldea.
Tenemos que evitar evidenciar comportamientos diametralmente opuestos
a los que tratamos de enseñar a los jóvenes. No debemos permitir
conductas contrarias al sentido cívico, constructivo y participativo que ha
hecho de la nuestra una sociedad de libertades y de oportunidades, y ese
seguirá siendo el cometido del Partido Popular en esta legislatura que
ahora empieza.
Garantizar el avance, el progreso, la consecución de objetivos comunes
para los alcalaínos contando con todos, sin excluir a nadie porque aquí
nadie tiene que juzgar a nadie por lo que piensa. Y en el momento que este
partido no pueda garantiza la ejemplaridad de la Corporación, en el
momento que comprobemos que aparecen otros intereses distintos a los
generales en el Salón de Plenos, el Partido Popular será implacable en la
crítica, veloz en la denuncia al pueblo y contundente a la hora de pedir una
rectificación.
Esperamos una Corporación entregada a Alcalá la Real, interesada y
preocupada por lo que ocurre en cada rincón del municipio. Confiamos en
encontrar un Pleno centrado en los problemas de los alcalaínos, y no en
otros; un Pleno que sea soberano, autónomo, que se mantenga alejado de
intereses y de ambiciones personales; un Pleno que evite ser ventanilla o
sucursal de otra administración, que evite dar respuestas contrarias a los
intereses de Alcalá porque se anteponga el interés de un determinado
partido. Nunca olvidemos que los partidos políticos son medios, nunca
fines en sí mismo. El único fin admisible es el de lograr avances, mejoras
para todos, y eso sólo se puede lograr desde las instituciones, desde los
gobiernos. No hay mayor perversión que un partido político utilice y se
sirva de todo un Ayuntamiento para mantenerse en el poder.
Una vez más tiendo la mano al Partido Socialista para hacerle llegar
nuestra lealtad, disponibilidad y deseo de ayudar. Tienen ustedes al Grupo
Municipal del Partido Popular a su entera disposición para trabajar por la
ciudad de Alcalá y sus aldeas desde la honradez y el interés general.
Cuenten con estos ocho concejales para las buenas causas, así como
nosotros esperamos contar con su mayoría cuando las buenas causas sean
iniciativa de este grupo. En verdad no debería ser otro el funcionamiento
del Pleno.
Al Alcalde que elija esta Corporación le pido que administre bien la
mayoría recibida, pero que no gobierne para la mayoría. Hágalo para
todos.
El reto es difícil para los que van a gobernar y para los que vamos a ejercer
la oposición. Hoy comienza una aventura para unos y otros que no por
conocida deja de ser inquietante; nadie sabe lo que nos depararán estos
cuatro años. Y sea cual sea el camino que recorramos, lo importante es
hacerlo juntos, con serenidad, ambición y determinación. Si lo hacemos así
a buen seguro que la legislatura acabará con la misma esperanza que hoy
comienza.
En la tierra del Arcipreste, y en este marco que lleva su nombre, dejemos
que sea el mayor de nuestros aventureros el que nos recuerde a qué día es
hoy y a qué nos enfrentamos:
“Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho;
los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones;
nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros
mismos;
la cosa más fácil, equivocarnos;
la más destructiva, la mentira y el egoísmo;
la peor derrota, el desaliento;
los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor;
las sensaciones más gratas, la buena conciencia,
el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos,
y sobre todo, la disposición para hacer el bien
y combatir la injusticia dónde quiera que esté”.
Muchas gracias y mucha suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario