Páginas vistas en total

jueves, 24 de diciembre de 2015

LA ALCALA LA REAL DE ANTEAYER DE DOMINGO MURCIA


La Alcalá la Real de los años 1960 a 1980 ha sido el trabajo que el cronista oficial de la ciudad, Domingo Murcia, presentó en un libro, denominado ‘La Alcalá de anteayer’ que reunió el pasado lunes, 21 de diciembre, a cientos de alcalaínos que no quisieron perderse esta ocasión y hacerse con dicho libro, porque forma parte de la historia alcalaína y se identificaron con la misma.
El acto estuvo presentado por el profesor e investigador Antonio Heredia que puso el trabajo del cronista en un ejemplo vivo de la historia del pueblo alcalaíno.
Más tarde, el propio cronista, Domingo Murcia fue el encargado de presentarlo y sobre todo comentar las diversas fotografías, más de 300  que contiene el volumen.
Gran parte de las fotografías son de Ramón Piñas, un fotógrafoque iba en silla de ruedas, pero que eso no le impidió poder realizar miles de ellas y dejar legado unos históricos documentos que ahora tienen una gran importancia.
Según Domingo Murcia la familia de Ramón Piñas le donó la mayor parte de los negativos apilados en su laboratorio, principalmente imágenes de carnet, fiestas, conmemoraciones y feria. Por lo que tuvo que hacer una labor importante de recopilacióny desde finales de 1980 las está utilizado con fines exclusivos culturales, en artículos y libros relacionados con Alcalá la Real.
Pero faltaba una recopilación antológica que recordara a dicho fotógrafo y este antiguo proyecto ha sido realizado gracias a la labor y el patrocinio de la Asociación Cultural Enrique Toral y Pilar Soler
Las fotografías que incluye la publicación son de Ramón Piñas y del propio cronista Domingo Murcia.
Una primera parte es una dedicatoria de María del Carmen Muñiz y después se inicia una serie de doce capítulos, que contienen un texto introductorio, seguido de una selección de fotografías, con pie y glosa, para ayudar a los que no conocieron aquella Alcalá que se fue, porque la ciudad ya no es la misma.
En cada página se han ubicado de una atres o como máximo cuatro fotografías, dando un gran tamaño que al cronista le han parecido más artísticas.
Viendo la selección de fotografías que se proyectaron en el teatro Martínez Montañés, la gente más mayor recordó la Alcalá del ayer, con su desarrollo pero con muchos espacios vácios que se han ido llenando con el tiempo transcurrido.
El libro también es un homenaje al fotógrafo fallecido Ramón Piñas que retrató a toda una generación de alcalaínos y además dejó un legado histórico que ahora se ha reunido en este libro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario