Páginas vistas en total

miércoles, 28 de octubre de 2015

DEFENSA DE LA AGRICULTURA

El peso de la Agricultura no solo en España sino en todo el mundo debe ser esencial, por la única razón de que el sustento de la humanidad surge de la tierra. Del campo hemos vivido y debemos seguir alimentándonos porque es la base de nuestra supervivencia.
Trabajar la tierra debería ser una de las dedicaciones más sublimes para el hombre, pero el sistema hegemónico que domina el mundo, le ha ido restando importancia para defender los intereses de una minoría privilegiada que nos ha ido creando 'necesidades' que en la mayoría de los casos no nos hacen falta.
Hemos ido llegando a una situación que trabajar o cultivar la tierra era algo deleznable, llamando a los agricultores 'destripaterrones' u otros calificativos más insultantes, mientras los poderes iban creando unas condiciones perversas para los que se han ido dedicando a este menester. Montando un negocio paralelo, en el que compraban y compran los productos de la tierra a bajos e inadecuados precios y llegaban y llegan al consumido a elevados precios.
 
En España y la Unión Europea se han inventado un sistema de subvenciones y privilegios para los que más tienen. Cuando lo importante, en mi opinión, sería velar y favorecer la Agricultura por la importancia que tiene para los ciudadanos. Los productos de la tierra han dignificado a la humanidad, han quitado el hambre, han dado un desarrollo positivo para todos. Por eso, es indigno ver tirar todo tipo de productos al suelo: desde leche, hortalizas y toda clase de alimentos importantes que son necesarios para mucha gente en el mundo.
A los productos de la tierra hay que darles la importancia que merecen por sí mismos, sin subvenciones ni zarandajas, que tengan unos precios justos y razonables para que los agricultores sigan cultivando y sus hijos o el que quiera, se siga dedicando a este noble oficio.
Pero parece que los poderes establecidos no están por la labor. Ellos le dan importancia a otras cosas, como las comunicaciones, el petróleo, las energías, donde suelen sacar una buena 'tajada'.
Pero criar un pimiento, un tomate, una aceituna, naranjas, espárragos y todo tipo de alimentos vegetales, es un don de la naturaleza y por ello, todos deberíamos darle la importancia que merece y los que están trabajando la tierra deben sentirse orgullosos de su trabajo, como un médico, un ingeniero o un maestro porque todos cumplen una función primordial de progreso en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario