Páginas vistas en total

lunes, 17 de noviembre de 2014

¿QUIÉN ESPABILARÁ AL LLANILLO?

El Equipo de Gobierno Socialista lleva muchos años ideando frenar el deterioro que sufre El Llanillo, la vía principal del municipio. Hace varios años intentaron un plan, junto con el centro histórico y acometieron obras en las Casas de Enfrente, y quisieron semipeatonizar algunas calles. En el año 2013, a través de Plan Urban realizaron una rehabilitación de toda la calle, con una inversión de más de 400.000 euros, que arregló algunas deficiencias y dio anchura a las aceras. Pero este tipo de remedios no ha dado la solución adecuada y El Llanillo sigue en crisis, una crisis profunda y de paulatino deterioro, en la que los pocos comerciantes que quedan, se quejan de que la calle principal de Alcalá la Real no encuentra la solución adecuada. El Llanillo sigue siendo la principal vía del municipio alcalaíno, lo es por su tradición, por su historia y porque estando paseando por esta calle alcalaína se siente la grandeza de Alcalá la Real. Es como un sentimiento interior de estar recorriendo una calle ligada a los alcalaínos como un compendio de todas sus calles y como si todas las vías del casco histórico confluyeran en El Llanillo. Pero los últimos años de la historia alcalaína han hecho poco para mantener esta tradición, ahora se ven cada vez más sus edificios ajados, sus tiendas y comercios cerrados y tristeza cuando llega la noche. Pasear hoy por el Llanillo, la principal calle de Alcalá la Real, que acumuló a la gran mayoría del pequeño comercio, bancos, cajas o farmacias, es algo menos vistoso que décadas atrás, incluso en una mirada detenida se puede apreciar el deterioro de algunos edificios. Un importante número de viviendas que se realizaron con el esplendor de los primeros años del siglo XIX, con el aumento de una burguesía industrial y del comercio, está en franco deterioro, con cristales rotos, tejas partidas, rajas en las paredes y todo el glamour que tenían ha ido desapareciendo. Lo más grave es que en los últimos años, los diversos y pequeños comercios han ido desapareciendo y los nuevos emprendedores colocan sus negocios en lugares de expansión, como la zona sur o en calles más céntricas, como Fernando o Isabel la Católica. Falta que alguien espabile al Llanillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario