Páginas vistas en total

miércoles, 16 de octubre de 2013

16 DE OCTUBRE DE 2013

Yo nací un 16 de octubre de 1950, mi madre me dijo que mandó a mi padre y a mis hermanos fuera de la casa y se quedó sola aquél día, lo preparó todo y no se si alguna vecina estuvo presente. Ella calentó agua, dispuso todas las cosas y me tuvo con todas sus fuerzas en aquella vieja casa de la calle Horno. Después, cuando todo hubo terminado, me presentó a mi padre. Esto me lo contaba mi madre en aquellas noches de invierno, cuando terminaba su trabajo en la tienda que teníamos en la calle Tejar, subía la amplia cuesta, por el Barriohondillo, la calle Corral, con 3 ó 4 cajas vacías del pescado para ponerlas en el fuego y alegrar nuestras vidas antes de acostarnos. 
Allí crecí, en aquella casa con ventanas de madera y sin cristales, que chirriaban en los duros inviernos fraileros. Con los abuelos de Miguel Montes, la Gregoria, la Parda, Virtudes, la Fea y sus hijos, de vecinos. Era como un pequeño recoveco donde vivíamos cinco o seis familias. Después la calle Horno se abría y allí estaba mi amigo Miguel Tello que tenía un palomar, con una casa mejor que la mía; Pepe el de Virtudes; David el hermano de Miguel Tello y en la plaza del Rector Mudarra me encontré un día con Paco Belmontes que iba a comer a casa del secretario del Ayuntamiento Don Sebastián. Un poco más abajo vivían mis abuelos maternos Camilo y Carmen que me acogían cuando mi madre se iba a la tienda, en principio mi hermana Maripi era la que me cuidaba, me lavaba la cara, los pies, me peinaba y me dejaba listo para ir a la escuela de la Pollica o a la nacional de D. Antonio, en la esquina de la calle Huertos con el Barriohondillo. 
Mi padre tenía animales en el tinao de la casa, un burro con el que traía el pescado desde Alcalá cada día, ovejas, cabras, conejos y algún cochino. 
A mí me gustaba bajar a la tienda que teníamos alquilada a Manolín en la calle Tejar, allí vendíamos de todo, principalmente pescado, verduras y unas grandes panojas de plátanos que pendían de una cuerda y que yo aprovechaba para subirme a una caja y en un suspiro tomar un platano, mientras mi padre me regañaba porque eran muy caros. 
Virtudes que era la mayor de mis vecinas y tenía un hijo con demencia era la mejor de mis vecinas para mí, me iba con ella a calentarme en su mesacamilla y siempre estaba pendiente hasta que llegaba mi madre. 
Lo que más me gustaba era corretear por las huertas con mis amigos: Miguelín Tello, Pepe Álvarez, Paco Belmontes, Paco el del Potro y algún otro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario