Páginas vistas en total

domingo, 25 de agosto de 2013

Y EL SERENO CUMPLIÓ 89 AÑOS

Lo que más se notó en el 89 cumpleaños de Manolo el Sereno fue su ausencia, su figura que durante muchos años amalgamaba a los distintos colectivos que año tras  año se reunían en Frailes para pasar una jornada juntos.
Manolo el Sereno desapareció una mañana del 28 de enero de 2013 pero hasta ahora no se ha notado su ausencia, todos sus amigos pensaban que estaba agazapado, cultivando frutas y verduras en su jardín.
Y_el Ayuntamiento de Frailes, la cofradía del Dornillo de la Sierra Sur y la asociación Maelse no han querido dejar  en el olvido a este hombre generoso que en muchos años de su vida luchó porque la gente pensara mejor y buscara otras alternativas a sus vidas.
Por ello, con motivo de su cumpleaños organizaron el pasado sábado una fiesta homenaje-cumpleaños para recordar que este hombre siempre tendrá un lugar en el universo frailero.
Y llegaron gentes de otros lugares: Murcia, Málaga, Sevilla, Bilbao, de muchos municipios de la Sierra Sur y comenzó el recuerdo en el mítico y decadente Cinema España. Allí, los escritores Michael Jacobs, Javier Reverte y Chris Stewart se subieron al escenario y hablaaron de literatura de viajes. Javier Reverte dijo que hay que visitar las tabernas y las iglesias porque es una misma cosa y d e todo se aprende y hay mucha similitud entre una persona que arregla almas y otra que preside un mostrador y desde da consejos con autoridad como un psicólogo con sus pacientes. Todos coincidieron en que hay que viajar, mezclarse con la gente, aprender y hacer literatura porque cualquiera puede describir un viaje, hacer anotaciones pero darle forma como un libro solo lo pueden hacer ciertas personas.
Igualmente, al terminar dicho acto, se hizo una ofrenda floral al cementerio de Frailes donde reposan los restos de Manuel Ruiz López, en el panteón familiar, allí recordaron al Sereno que elaboraba aceite de oliva a la carta, para sus amigos, en la almazara más pequeña del mundo y una vez finalizado el homenaje floral, se fueron todos  a la Casa de la Cultura donde se ofrecía la exposición fotográfica sobre El Sereno, una serie de retratos entorno a su figura, con sus momentos, con otras gentes, en blanco y negro, momentos vividos durante años captados por el objetivo de un gran fotógrafo, de un hombre como Paco Fernández, que ha hecho inmortal a Manolo el Sereno, y el salón de la Casa de la Cultura se llenó de gente, y la exposición no defraudó a nadie; los protagonistas se reconocieron en las más de 35 fotos expuestas, pero claro eran más jóvenes y el brillo de sus caras resplandecía.
Más tarde, sobre las diez de la noche, muchos se reunieron en la propia casa del Sereno y fueron agasajados con una comida, como tantos años atrás. El Dornillo entregó algunos premios anuales, todos se sentaron y departieron como muchos años habían hecho, y al final, hubo cante y toque de guitarra, una velada flamencia,  con Pilar Chica al cante y Custodio López a la guitarra y la voz de Pilar, poderosa, se desgarró en la noche frailera y por el tajo de las Cuevas se filtró una voz joven, vigorosa, y Custodio López volvió a rasgar su  guitarra mientras muchos cuerpos se meneaban con un contoneo universal.
Casi todo fue igual, los invitados, el cumpleaños, la gente, pero faltó la chispa que unía los corazones, que ponía en armonía a toda esta gente. Faltó el alma de Manolo el Sereno que quizás pululaba por aquella huerta tantas veces labrada. Y parecía que todos aquellos, allí, reunidos estaban huérfanos, desprendidos del hombre que se fue un día al cielo a charlar con Sara Montiel, a mirar desde ventanas grandes con miradores eternos a nosotros, los mortales.
Y en cada mesa, en cada rincón de aquella casa presidida por la palama de la paz, flotaba en el ambiente mucha nostalgía, mucha ternura, mucha generosidad, pero faltaba algo como sin pensar que se había ido para no volver.
Y quizás en un futuro, Manolo el Sereno celebrará más cumpleaños, seguirá infinitamente cumpliendo años, pero aquellos años en que iba de mesa en mesa, ofreciendo su casa, su tierra, su cuerpo, todo lo que tenía, esos años ya no volverán, por mucho que lo recuerden, por mucho que lo tengan presente, ya no es lo mismo, nada es igual, El Sereno se fue porque esto solo es la vida y esta se acaba.


No hay comentarios:

Publicar un comentario