Páginas vistas en total

miércoles, 17 de mayo de 2017

VOLVIÓ DON ABELARDO CON UNA EXPOSICIÓN

El antiguo profesor de Dibujo en el IES Alfonso XI, Abelardo Ibañez volvió al municipio alcalaíno y lo hizo con un puñado de cuadros que expuso en el Aula Magna del Convento de Capuchinos y a través de una exposición de su pintura que fue inaugurada el pasado día 15 de mayo a partir de las 20:00 horas. Al acto acudió el concejal de Cultura, el socialista Juan Francisco Martínez Serrano, que fue el encargado de inaugurar dicha exposición y manifestó que daba las gracias a este artista por acordarse de Alcalá la Real. Por su parte, Abelardo Ibáñez, visiblemente emocionado, realizó una presentación sencilla y dijo que el artista no tiene importancia que lo esencial es su obra. Y añadió, señalando a sus cuadros, ‘esto es lo que quería mostraros, estos cuadros que es la pintura que he estado haciendo hasta ahora’. En la inauguración de la exposición, Abelardo Ibáñez fue acompañado de una serie de amigos y conocidos que se presentaron para saludarlo y ver sus cuadros; como antiguos profesores del IES Alfonso XI que habían compartido con Abelardo Ibáñez las aulas del centro de enseñanza; otros habían compartido su amistad y algunas horas de ocio, degustando la gastronomía alcalaína. Después, de más de 40 años Abelardo Ibáñez volvió a Alcalá la Real y se mostró emocionado, tranquilo y contento y dijo que los alcalaínos lo habían tratado demasiado bien. El cronista oficial de la ciudad, Domingo Murcia, presente en el acto recordó una serie de anécdotas y algunas de las obras realizadas durante su estancia en Alcalá la Real.
La exposición estará expuesta en el Aula Magna del Convento de Capuchinos hasta el próximo 15 de junio. Según el profesor de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada, Ricardo Marín, la pintura de Abelardo Ibáñez tiene sobriedad, intensidad y perfección, y añade que la pintura de Abelardo Ibáñez está entregada por completos a dos conceptos pictóricos decisivos, la proporción y la composición. En la exposición muestra dos tipos de cuadros: por un lado, aquellos más próximos a lo que fue el primer cubismo llamado analítico y otro los que son decidida y rotundamente abstractos. Tanto el punto de partida como el resultado final de unos y otros cuadros son bastante distintos. Y a pesar de estas diferencias, en todos es patente la intensidad de la búsqueda de perfección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario