Páginas vistas en total

jueves, 4 de mayo de 2017

LOS TRIUNFADORES

Ganar, ganar, ganar es el símbolo de muchas personas. Ganar, vencer, ganar. Susana Díaz solo quiere ganar, a pesar de que está en la cresta del poder y manda y gobierna Andalucía, quiere seguir ganando en España, y no dice para qué quiere ganar. Ganar, ganar, ganar quiere la señora Le Penn y el Real Madrid y el FCB y mucha gente se ha contagiado de este veneno del ganar y solo quiere ganar, ganar, ganar. Los vencedores ganan, los perdedores pierden. El que no gana es un pringao que no lo escucha nadie. Vaga por este mundo sin pena ni gloria. Es un infestado que tiene que estar escondido para que no se note su presencia. El PNV ha ganado 4.000 millones de euros apoyando los presupuestos del Gobierno de España para 2017, es un triunfo que cinco diputados consigan más de mil millones cada uno para Euskadi. Eso es la política actual de España, apoyar las políticas del PP tiene sus consecuencias positivas para un pequeño grupo de habitantes del País Vasco. Con esto ¿quién gana? Los triunfadores son personas egoístas que solo miran su ombligo y se dicen cada día ¡qué guapo soy ¡, van por la vida perdonando vidas, besando a la gente, haciéndose fotos y conquistando parcelas de emoción sin mucho sentido. Antes nos decían que lo importante era participar y como siempre perdíamos, nos conformábamos todos. Pero nos hicimos grandes y ahora el lema es ganar, ganar, ganar. Fernando Alonso no está contento, se acostumbró a ganar y ahora despotrica de su bólido porque lo deja siempre en la cuneta. Bill Gates es otro ganador y trata de salvar al mundo, repartiendo millones que ha ganado en sus negocios. Otro tanto le pasa a Amancio Ortega que ha levantado un imperio económico vendiendo ropa a un precio justo y reparte millones de euros que ha ganado. Pero la mayoría de la gente pierde y eso es porque hay unos pocos triunfadores y ganadores que acaparan la atención del mundo. Ganar, ganar y ganar no debería ser el eslogan de los triunfadores, habría que cambiarlo y tratar de que las ganancias se repartieran, pero será difícil cambiar esta mentalidad ganadora por otra que sea participativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario