Páginas vistas en total

lunes, 29 de mayo de 2017

DE CEREZAS Y AGRICULTURA

El secretario provincial de Unión de Pequeños Agricultores, el alcalaíno Cristóbal Cano, ha respondido a las preguntas de IDEAL sobre la campaña de la cereza y manifestó que la producción de este fruto este año se extiende a los dos millones de kilos en Alcalá la Real y Castillo de Locubín y lo que sí es importante destacar, es que como hay poca reserva hídrica en el suelo, ha llovido muy poco, pues el calibre de la cereza es inferior al del año pasado y esa es la diferencia que tengo que resaltar, es una campaña similar en kilos a la del año anterior, pero inferior en diámetro. En cuanto a la calidad es buena pero no tanto fruto como el que se esperaba, son más pequeñas, entonces las primeras producciones se están derivando a conserva, precisamente por esa característica nombrada anteriormente. En cuanto al mercado, está como siempre, las primeras producciones valen dinero, lo que pasa, es que está claro que el agricultor pues no llega a tanto, la cadena de valor ahí también falla, en ese sentido pues recalcar que hay espacio para todos, por lo que hay que hacer las prácticas comerciales bien y así hay un margen comercial para todos y lo que hay que recalcar, es que las zonas de la comarca de la cereza son fundamentalmente familiares y no se genera mano de obra ajena sino que es la familia quién realiza todo el trabajo y con ello se saca un dinero extra complementario pero lo que si es cierto, es que las vías de canalización del comercio son deficientes y en ese sentido están haciendo que paulatinamente la superficie dedicada al cultivo del cerezo en la comarca, ni mucho menos va aumentando, sino que en muchas ocasiones los agricultores se están planteando el retirar de sus fincas los cerezos y decantarse por otras plantas. El cultivo está consolidado, en cuanto que procura una mano de obra familiar que en esta época sirve para generar un ingreso extra pero no tiene las perspectivas que pueden haber en otros cultivos como pueda ser el pistacho, el almendro y el propio espárrago que sí están generando una mano de obra más externa y con un valor añadido más elevado. Se ha estabilizado la producción, no es que vaya a crecer pero las perspectivas son de normalidad y de una constancia en su desarrollo. Entre los cultivos con más futuro, creo que todos los cultivos tienen que tener futuro porque todos tenemos que comer, lo que tiene futuro es lo que he comentado antes que la ley de la cadena alimentaria se respete, que no se hagan prácticas comerciales abusivas, pues estamos viendo en estas dos campañas del aceite de oliva que los precios en origen están entorno a 3’50 y 4 euros son rentables para el agricultor, también hay margen para el resto de actores de la cadena alimentaria: distribución, envasadores y el consumidor lo que quiere, también, es tener una estabilidad en el precio final de cualquiera de los productos y los cultivos que tienen futuro en la comarca es el propio olivar, siempre y cuando se den las condiciones de estas dos ultimas campañas; también el espárrago es un cultivo consolidado que tiene mucho mercado fundamentalmente en el centro de Europa y que está también complementando a las producciones de olivar; también hay que nombrar el cultivo del almendro, si bien es cierto que en esta última campaña se está viendo la caída del precio porque en años anteriores teníamos mercado en Estados Unidos. El pistacho también es un cultivo interesante y es compatible con el olivar pues se utiliza la misma maquinaria y puede ser también un cultivo interesante, al fin y al cabo lo que se trata es consolidar los cultivos que tenemos y que entre alguno nuevo, pues vamos a firmar un convenio nuevo con la Universidad de Córdoba y con la Diputación sobre algún cultivo alternativo aquí en Alcalá, en el sector hortícola, para ver si así se diversifica más la producción. En cuanto a la incorporación de la juventud al mundo agrícola, Cristóbal Cano manifestó que va bastante bien, de hecho en las dos últimas convocatorias que la Junta de Andalucía ha sacado para la incorporación de jóvenes en 2015, se incorporaron 1.500 jóvenes y en 2016 algo más de 600 y es una apuesta de la Administración por el relevo generacional y en la misma PAC una de sus bases fundamentales para su desarrollo, es la incorporación de jóvenes y está claro que la edad media de los agricultores en la provincia pues está por encima de los 55 años y es de lógica natural que esa gente se tenga que retirar más pronto que tarde de la actividad y lo que si tiene para que los jóvenes se incorporen a la actividad agraria, es lo mismo, una estabilidad en precios y tener la certidumbre de que se puede vivir de su trabajo; la actividad agrícola ha acogido muchos puestos de trabajo que venían de otros sectores en los últimos años en donde han sufrido mucho la crisis y la agricultura los ha acogido bien y ésta estaba como desplazada de las expectativas laborales de muchos jóvenes y hoy en día a un nivel de precios en origen razonable se puede vivir bien trabajando en el campo, pues al final si queremos que en el medio rural haya vida y haya dinamismo, en nuestra comarca la industria más importante es la agricultura y hay que apostar por ella porque de un día para otro no van a venir aquí grandes empresas a crear mil puestos de trabajo y aquí lo que tenemos que dinamizar es el sector agrícola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario