Páginas vistas en total

sábado, 25 de junio de 2016

RAFAEL GARCIA CONVIERTE LA QUEMA DE LA BRUJA EN TRADICIÓN


Conseguir que un simple acto se convierta en tradición es un asunto que necesita mucho tiempo. Eso le ha ocurrido a la llamada ‘Quema de la Bruja’, un acontecimiento genuinamente alcalaíno que comenzó en el año 1986 y que según el ideólogo de la misma, el polifacético Rafael García Medina está dispuesto a ello y continuará realizándolo hasta que el cuerpo aguante.
     En la tarde del pasado día 23 de junio, García Medina  se encontraba en la fortaleza de la Mota, ensayando un papel de actor para la próxima fiesta medieval. Después, andó unos doscientos metros y estuvo dispuesto para ver la salida de la procesión de San Juan Bautista.
En aquel marco donde se puede disfrutar de unas vistas de la ciudad, Rafael García Medina contó las vicisitudes que le llevaron a inventarse este personaje. Narró que en el año 1986 se reunían en aquella plaza algunos  asiduos del barrio, tomaban una cerveza y comentaban las fiestas de San Juan. A él se le ocurrió lo de la bruja y ni corto ni perezoso inició el periplo de la quema para darle un aliciente más a estas fiestas.
García Medina siguió narrando que hay que subir unos 36 escalones para llegar a lo alto del campanario de la iglesia de San Juan, allí en la soledad, en un lugar muy estrecho, tenía a la bruja, vestida con sus zapatos rojos característicos y sus dientes de ajo.
Lo de la bruja alcalaína ha salido de las fronteras locales y han sido algunos medios de comunicación los que se han interesado por ello, así Canal Sur estaba citado para las 18:00 horas de ayer y hacer un reportaje para sus espectadores.

El acto de la ‘Quema de la Bruja’ puede representar muchas cosas. Una de ellas es la llegada del solsticio del verano, en el que se queman las cosas viejas , o bien las cosas que sobran.
Rafael García Medina se ‘parapeta’ en lo alto del campanario y desde allí ‘domina’ a Alcalá la Real; desde allí culmina un juego, deslizando a la bruja con un cable, hasta llegar a una hoguera que previamente se ha encendido en la calle de la plaza, mientras gentes de los diversos barrios alcalaínos van llegando al barrio de San Juan.
Es una fiesta en toda regla, con unos ingredientes especiales, muchos se creen que se trata de una costumbre que lleva varios siglos realizándose, pero solo lleva 30 años y Rafael García Medina está dispuesto a seguir cumpliendo años y quemando brujas.
En la noche de ayer, la fiesta de San Juan, en el barrio alto, junto a la fortaleza de la Mota  fijó su terminación con una nueva ‘Quema de la Bruja’ y el mismo García Medina se encargó de hacerla bajar desde el campanario hasta la hoguera que habían encendido en la calle.
Los gritos de los niños se oyeron en otras calles y Rafael García Medina que fue camarero en la discoteca ‘Belle Epoque’, que fue ganador del premio de poesía Arcipreste de Hita y que ha sido pregonero del carnaval alcalaíno. Pero sobre todo se le recordará por haberse inventado la ‘Quema de la Bruja’ y haberlo convertido en una tradición local.

No hay comentarios:

Publicar un comentario