Páginas vistas en total

jueves, 2 de abril de 2015

EL VIA CRUCIS ALCALAINO

La hermandad del Cristo de la Salud es la encargada del Vía Crucis del Miércoles Santo y la iglesia de San Juan la anfitriona del mismo. Los vecinos alcalaínos suben en este día hacía la fortaleza de la Mota y los barrios altos. Por la calle Real, la calle Veracruz, con sus pendientes que se hacen largas pero hermosas porque las vistas incomparables. Ayer, sobre las 19.00 horas caminaban algunos para efectuar el Besapíes y posteriormente el Vía Crucis. Los cofrades llevaban indumentaria sencilla, como viejas sotanas negras con muchos botones. Todo es sencillo el Miércoles Santo, la Cruz de madera, el Cristo que camina hacia la Mota. Antes de la procesión, la gente va llegando, unos visitan la iglesia y se postran en los bancos, otros visitan la sacristía, algunos quedan en el vistoso patio y miran las campanas. 
En el libro del 2015 de la Agrupación de Cofradías para la Semana Santa dice que los caminos de la Cruz, el Vía Crucis, son estaciones de amor, es un itinerario compasivo, repleto de escalas y peldaños que conducen a la Resurrección. Los caminos de la Mota, piedra desgastada en medio de leyendas y vida de frontera son vivencias de gente humilde que hicieron el camino. El Vía Crucis y el pasado se entrelazan, mientras la piedra se perfuma con el incienso sublimado y una cadena huma se desgarra en oraciones de misereres, penitencias nazarenas y, también, de teas de amor.  Loa alcalaínos, como todos los Miércoles Santos, realizaron las catorce estaciones del Vía Crucis de la iglesia de San Juan trazaron una silueta de entrega  en cada uno de los rincones donde se ubican, junto a la luz llameante de las antorchas y en cada uno de los remansos de las elevadas cuestas. Los alcalaínos anoche caminaron desde la iglesia de San Juan, en silencio, y en compañía, junto a cofrades y vecinos. La Cruz fue su guía  y el itinerario fue por el antiguo convento de la Trinidad, la placeta de Carmen Juan Lovera, calle del Salto, Puerta del Hierro, Albaicín, acceso Alcazaba, Puerta del Perdón, iglesia Mayor Abacial, plaza Alta, Puerta de la Imagen, Puerta de las Lanzas, jardines del Arrabal, calle Romancero y volvieron a la iglesia de San Juan. 
El Vía Crucis alcalaíno es antorchas y silencio y los fieles que toman la cruz ligera, vestidos con capas negras y sotanas negras. El portal de la iglesia es un compás de espera, llegan y vienen numerosos cofrades, pero la noche ayer fue primaveral, y  no hubo indicios de nubes y desde lo alto, el Cristo de la Salud vislumbra todas las luces de la ciudad. El atardecer se fue extinguiendo y la noche clara, sencilla, hermosa, alcalaína se fue adentrando en la fortaleza de la Mota y la Cruz fue guía de muchos cofrades y vecinos que oraron en estaciones de penitencia. Vía Crucis de vida, de humildad, silencioso, meditabundo, alcalaíno. Vía Crucis con estrellas, con cielos azules.




No hay comentarios:

Publicar un comentario