Páginas vistas en total

jueves, 15 de enero de 2015

ES TIEMPO DE ELECCIONES

Hemos empezado un año nuevo y nos decían que era el de la esperanza, el de la finalización de la crisis y no se cuantas maravillas más y ha comenzado gris y oscuro. El 2015 parece un año como casi todos, pero sobre todo es un año electoral y muchos políticos, de aquí y de allí, nos lo recuerdan cada día y nos hacen falsas promesas que no van a cumplir. Se están preparando nuevos discursos que ya empiezan a asomar a sus labios, pero la realidad es que no hay dinero y se puede ver en que no ayudan a los enfermos de hepatitis que necesitan un tratamiento que han encarecido los laboratorios farmacéuticos y juegan con la salud de unas personas que se resisten a dejar de soñar. Cada día vemos más ejemplos de que las cosas van mal, siguen hablando de una ley de Dependencia que hace falta un milagro para que se cumpla. Han elaborado unas condiciones para el trabajo que nos van acercando a una explotación consentida, convirtiendo un derecho en algo inalcanzable y en una metáfora para elegidos. Ahora vendrán, de nuevo, y nos prometerán el oro y nos llenarán la cabeza de palabras agradables, con una sonrisa de oreja a oreja y seguirán protegiendo sus privilegios y nos dirán que son los mejores candidatos y que harán los mejores programas para los ciudadanos. Y no nos dirán que nos han metido en un berenjenal, que hay una deuda nacional y global que es impagable porque así lo han querido ellos y también nos dirán que el empleo es su razón de ser y de vivir y que van a crear miles de puestos de trabajo porque saben como hacerlo. Y seguirán prometiendo que habrá luces de colores por Navidad y un tren gratuito para dar paseos por la ciudad y un parque infantil para que jueguen nuestros hijos y nietos, y fiestas y ferias con grandes atracciones y petróleo barato y rebajas con productos de todo tipo y mercadillos y procesiones. Habrá subvenciones para las asociaciones y ayudas para los países que padezcan pobreza y pedirán a los vecinos que sean solidarios y practiquen la caridad. Y seguirán hablando de la sociedad del bienestar e irán a Francia y dirán que defienden la libertad de expresión, mientras aquí defienden una ley mordaza. Y seguirán diciendo que si no gobiernan ellos, vendrá el caos y presumirán de que ellos han traído el desarrollo, los empleos de 400 euros al mes, las hipotecas baratas o el crédito inalcanzable. Y seguirán protegiendo al que más tiene y dándoles subvenciones a los propietarios. Y nos pedirán el voto para protegernos de los malhechores de cualquier ideología porque ellos son los ganadores y tienen la razón, la verdad y nuestras vidas en sus manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario