Páginas vistas en total

sábado, 13 de septiembre de 2014

PASEO POR LA NATURALEZA

Estuve mirando las estrellas pero no ví la luna lunera incandescente y nocturna, recorrí alturas, valles y ríos, me mojé los pies en agua fría de un río alpujarreño en el valle del Poqueira. Visité casas con tinaos y terrazas, sentí el cielo, allí en lo alto, pasando por multitud de curvas peligrosas.
Había un barrio alto, medio y bajo y cumbres que llegaban a Sierra Nevada. Pueblos limpios y encalados, calles negras de pizarra, cocina tradicional y de vanguardia y paseos y gente que no hablaba mi idioma y otros que sí. Senderos llenos de castaños y agua que corría por acequías como en Frailes.
Allí la tranquilidad se oía y el sonido de la Díada. Había calles estrechas, panaderos artesanos, una tejedora francesa que hacía chales suaves. Allí, las cuestas son enormes pero cuando llegas a lo alto aún queda mucho por subir, como la vida misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario