Páginas vistas en total

jueves, 18 de septiembre de 2014

LAS LAGRIMAS DE EVA OLMO

Las lagrimas dde Eva Olmo Castillo se derramaron ayer en el Paseo de los Álamos alcalaíno. Esta mujer alcalaína sufre una enfermedad rara que se llama ELA que ataca al sistema nervioso central y causa una degeneración progresiva de las neuronas motoras que gradualmente disminuyen su funcionamienot, provocando debilidad y atrofia muscular. El progreso de la enfermedad no es igual en todos los pacientes. Ayer fue un día especial para Alcalá la Real y más de 150 personas se unieron en el Paseo de los Álamos para llevar esperanza a los enfermos de esta grave enfermedad. Mirando el carrito de inválidos de Eva Olmo, y viendo allí esta mujer con una cara llena de esperanza, llena de lágrimas, mirando a su hija pequeña, a la gente también las lagrimas se le saltaron y la emoción de sus grandes corazones daba impulsos a estos enfermos que siguen teniendo esperanza para seguir adelante. Eran las seis de la tarde de ayer y una lluvia otoñal se cernía en el ambiente, había música animando a todas aquellas personas, había niños que se acercaban con sus padres, no paraban de reir y jugar, y entre ellos Eva Olmo, a veces reía, a veces lloraba porque se le acercaban personas cercanas que movian su corazón con un apretón de manos, un beso o una caricia en la cara. Allí, ayer por la tarde, llovía pero también llovíó por la esperanza porque hay montones de personas que quieren combatir a las graves enfermedades con cariño, con humildad, con una moneda, con solo lo que tienen y una mujer leyó un manifiesto en el que decía que los poderes públicos no se han interesado por este tipo de enfermedades que sumen a los que las padecen en una gran soledad, porque poco a poco van deteriorándose sus cuerpos, pero también dijo que desde hace unos ocho años existe una asociación que lucha porque estos enfermos tengan una vida mejor y también para dar esperanzas a los familiares y amigos, para que tengan fe en la esperanza.
Ayer ví sonreir a Eva Olmo y reía viendo a su hija lo que le leía en un papel, y otros muchos niños leyeron cosas hermosas que hicieron que a los ojos de los allí presentes también llegaran las lagrimas y aplaudieron y soltaron globos de color blanco y de color verde y Eva Olmo reía y lloraba y los bomberos esparcieron, también, el agua de la esperanza y un arcoiris surgió entre las nubes y el sol salió y cesó la lluvia y los corazones de los allí reunidos abrazaron a Eva y a todos los enfermos de ELA del mundo. Ayer fue un día especial en Alcalá la Real, de lágrimas y de esperanza, de emociones y de sonrisas, de globos de colores y las manos de Eva Olmo dibujaban un gran abrazo, que le dieron todos los que allí había y el agua de los bomberos se transformó en una lluvia reparadora que alivió el dolor de aquellos enfermos y cuando todo acabó las sonrisas se hicieron grandes y se alzaron en el cielo y se fueron con el arco iris en busca de esperanza para Eva.

1 comentario:

  1. Precioso, pero más bonito fue estar allí. Genial. Muchas gracias

    ResponderEliminar