Páginas vistas en total

miércoles, 10 de abril de 2013

EL DIA QUE SARA MONTIEL REVOLUCIONÓ FRAILES

Los malos augurios desaparecieron cuando Sara Montiel se presentó en la única Estación de Servicio del municipio el pasado día 12 de junio de 2001, sobre las 8 de la tarde. El sueño de Michael Jacobs, el escritor inglés que organizó este acontecimiento, se hizo realidad y las dudas de la venida de Sara Montiel a este pequeño pueblo de la Sierra Sur desaparecieron al instante.La famosa actriz manchega fue alojada en un típico cortijo andaluz, propiedad del empresario Santiago Pérez Anguita y fue agasajada con una fiesta y comida campera con la presencia del director inglés de cine Jhon Shahriazarian y los productores sevillanos Francisco Millán y Antonio Pérez, junto con otros invitados.
Durante la mañana del día 13 de junio se ultimaron los preparativos para que todo estuviese en orden . El Cinema España apareció completamente remozado. Carteles de Sara Montiel colgaban de sus paredes. Todo recordaba al viejo cine de los años 1950 y 1960 y parecía un sueño hecho realidad. La taquilla estaba dispuesta, las butacas ordenadas, el ambigú preparado para servir bebidas en el descanso.
Los medios de comunicacíón habían tomado este pequeño pueblo. Más de veinte diarios, diversas emisoras de televisión, agencias de información se desplazaron durante toda la mañana y parte de la tarde para la rueda de prensa que se celebró en la Casa de la Cultura a las seis y media de la tarde. Allí le esperaba la Corporación en pleno y una gran multitud que coreó su nombre y la piropeaba a los gritos de ¡guapa, guapa! Sara Montíel se mostró como la gran diva que es. Manifestó que la gente es la que hace el Pueblo y que la seguían queriendo como el primer día. Después, desplegó toda una serie de anécdotas de su vida personal y de sus películas. Desde 'Pecado de Amor', donde se identificaba con una prostituta, hasta 'El último cuplé' que nadie quería hacer porque Juan de Orduña no tenía dinero y tuvo que pedir a su hermano un millón de pesetas. Sara añadió que ella marcó un estilo en aquella época, alegando que se adelantó a su tiempo y desde muy joven gozó de amplias miras de pensamiento y de libertad. También evocó a los hombres con los que ha convivido, dándoles el galardón de inteligentes y comprensibles. Para ello, una de las cosas más importantes es el sexo. Animó a los fraileros a que lo practicaran porque parece que el sexo está prohibido, y tanto las mujeres como los hombres necesitan practicarlo para vivir en buena armonía.
Por último, subrayó que su libro de memorias se está vendiendo «como rosquillas» no sólo en España sino en todo el mundo. Subrayando que en USA se encuentra entre los cinco primeros autores por número de ventas. Los numerosos fraileros que se agolparon en el salón de actos de la Casa de la Cultura no hicieron más que aplaudir todas las respuestas que iba dando esta mujer que en todo momento se ha mostrado como una mujer de bandera. No ha pedido ninguna cosa estrafalaria. Solamente comió con todos sus acompañantes unos platos; de jamón, queso y merluza y durante el día 13 pídió un filete de ternera.
Estaba realmente espléndida con un traje largo azul fucsia, su gran puro en la mano y una sonrisa amplia y segura.
Posteriormente, se trasladó al Cinema España, donde a las 21 horas se proyectó su película 'El último cuplé' y refiriéndose a ella dijo que hizo las canciones de esta película porque falló la cantante que debía hacerlas y Juan Orduña le pidió que las interpretara, cosa que hizó muy bien y la llevó al estrellato.
Los vecinos de la villa que durante algún tiempo habían dudado de la presencia de Sara Montiel para este acontecimiento, se veían desbordados por tanto preparativo de los medios de comunicación. El Cinema España era un hervidero de entradas y salidas, técnicos de imagen y sonido de las productoras, vehículos que subían y bajaban, curiosos que merodeaban en los alrededores. Era el día del Cinema España, en esta misma fecha, se cumplían 52 años de su apertura. Nadie en este lugar se había imaginado que este edificio podría abrir sus puertas de nuevo y albergar en vivo y en directo la presencia de la famosa actriz Sara Montiel, que en 1957 hizo vibrar con su película "El último cuplé" a los fraileros de aquella época que colapsaron el local, llegando espectadores de toda la Comarca para ver a una joven y bella Sara Montiel.


No hay comentarios:

Publicar un comentario