Páginas vistas en total

jueves, 28 de febrero de 2013

LOS HÉRCULES SON GRANDES



Ver a Carmen Díaz Perálvarez, tan menudilla, con esa sonrisa de humildad, con su cara llena de alegrías en el escenario del teatro Martínez Montañés, esperando recibir el Hércules alcalaíno a la Solidaridad, Convivencia e Igualdad, es congraciarse con la especie humana.Agobiada por las luces, por los focos, por los aplausos, ella diría entre sí que no era para tanto. Pero Carmen Díaz Perálvarez es una mujer como la copa de un pino que un día se murió su cuñada y ni corta ni perezosa, allí estaba ella, para hacerse cargo de 3 sobrinos, con discapacidad y de sus padres mayores y no inmutarse con la que le había caído. Con su chaqueta, sus pantalones vaqueros, sus zapatos bajos, miraba a su alrededor, contemplaba a toda aquella gente que le daba sus aplausos y sus mejillas y boca sonreían, cuando la alcaldesa, la socialista Elena Víboras, la apretujaba literalmente, como diciéndole, ves todo tiene su premio y ahora te toca a ti disfrutar de este momento. Carmen Díaz pensaba que no está nada del otro mundo que su todianeidad es lo normal. Pero esta mujer que vive en la aldea alcalaína de la Ribera Baja tiene una familia a su cargo, con algunos miembros discapacitados y en silla de ruedas y explicaba en un vídeo que se levantaba, ponía el desayuno y comenzaba una nueva jornada, cuidando a los suyos, y para colmo tiene un sobrino universitario, en silla de ruedas y cada día lo lleva a la Universidad de Jaén para que siga sus estudios de 16:00 a 21:00 horas.
Como Carmen, otras cuatro personas: Rocío Pérez Armenteros, Roko; Marcelino Serrano, con sus bodegas de vino; la cofradía de la Virgen de la Cabeza y Teresa Martín Rosales, representando a la coral Alfonso XI fueron los protagonistas en la tarde-noche del pasado 27 de febrero en la entrega de los premios Hércules 2012 en el Alcalá la Real. Todo un acontecimiento de los más grandes que se celebran en la ciudad de la fortaleza de la Mota, para premiar a las personas que se distinguen por su buen hacer, por elevar al municipio alcalaíno a cotas de responsabilidad, de saber vivir, de generosidad, de solidaridad y de tener valores esenciales de la condición humana. Y_en ellos y en otros muchos que realizan actividades en pro del bienestar de los alcalaínos, se celebra este día, con humildad, con pomposidad y con dignidad en estos tiempos de crisis que cada día vamos perdiendo un rescate por nuestros derechos que parecían inalterables.
Todo comenzó a las 19:15 horas del pasado 27 de febrero, cuando la comitiva se reunió en la Casa Consistorial y se realizó la recepción de los galardonados. Se hizo una salida solemne desd e el Ayuntamiento hasta el teatro Martínez Montañés, allí, se fueron sentando la Corporación Municipal y los galardonados, y posteriormente fueron entrando la alcaldesa, Elena Víboras; la delegada provincial del Gobierno de la Junta de Andalucía, Purificación Gálvez; y la vicepresidenta de la Diputación de Jaén, María Pilar Parra. El cronista oficial de la ciudad, Domingo Murcia actuó como maestro de Protocolo y Ceremonias, él condujo este acto. Después, el concejal de Cultura y Universidad comenzó su discurso, en el que dijo que «de nuevo aquí, en una nueva entrega de los Premios Hércules.  Un año más para agrandar el conocimiento del mito que da nombre a los premios alcalaínos de Cultura, Solidaridad, Empresas, Patrimonio y Juventud. De nuevo aquí dando sentido a su sentido, ordenando su ordenanza, valorando sus valores… historiando la historia alcalaína. Forma parte de este ritual el comenzar explicando los distintos sentidos que pueden darse a este acto. Sabemos ya, por años anteriores, que Hércules refleja la ‘almenara de la luz’ y la ‘épica de la modernidad’». Y_continuó diciendo que «Hércules elige de su propia naturaleza dos elementos para seguir su destino: la lucha y la virtud.  La apoteosis de Hércules significa el triunfo de su naturaleza humana a través de la lucha y de la virtud.  Así se forja el mito de Hércules y así se inicia, para muchos historiadores,  el alba de la civilización, la aurora del mundo occidental». 
Una vez finalizada la intervención de Rafael Hinojosa, fueron nombrando a los galardonados para entregarle su correspondiente Hércules, en primer lugar a la coral Alfonso XI, por sus 25 años de llevar el nombre de Alcalá por el mundo; en segundo lugar a la Real Cofradía de la Virgen de la Cabeza, por la restauración, conservación y recuperación del patrimonio en la iglesia de Sann Marcos; después llegó el turno a Roko, por representar a la juventud alcalaína y su faceta de cantante y actriz de teatro musical; Carmen Díaz recibió su premio posteriormente y por último Marcelino Serrano, por su contribución al desarrollo económico y social, junto a la investigación en la elaboración de los vinos de la tierra.
Como re presentante de los premiados, contestó Rocio Pérez, Roko, que defendió con naturalidad el papel de los jóvenes alcalaínos, dando importancia a su premio en un año donde ha triunfado en los escenarios de las televisiones y donde se ha formado como mujer, una Roko sonriente, satisfecha, que sigue aprendiendo para hacer de Alcalá la Real y de Andalucía gentes que luchen por mejorar, por tener una vida mejor.
El público que abarrotó el aforo del teatro Martínez Montañés aplaudió a los galardonados , con entusiasmo, como diciendo que todo esto que padecemos tiene solución, si hay personas en Alcalá la Real que funcionan como Hércules.
Elena Víboras dijo en su discurso que «en calidad de Alcaldesa de Alcalá la Real, me corresponde clausurar este solemne acto, y me gustaría hacerlo como amiga, como admiradora, como una más de los alcalaínos que os sigue, os aplaude y os agradece vuestra ejemplaridad en los distintos ámbitos en que desarrolláis vuestra vida profesional y privada».
Tuvo palabras importantes para todos los premiados, uno por uno, con amistad les fue dirigiendo sus palabras.  A Carmen Díaz le dijo «desde la más humilde de las condiciones, nos viene dando muestras de algo que raramente se vive en la sociedad, que es la filantropía. Abnegada y sin ánimo de protagonismo, nos enriquece a diario con su gesto de auxilio permanente a los demás».
Finalmente añadió «los Premios Hércules son un orgullo para nuestro municipio, como pueden comprobar. Este acto es muy importante para todos nosotros, porque está configurado desde el consenso y la unanimidad. La concordia y la conformidad son generadoras de la solemnidad y de la prestancia institucional, y síntoma indiscutible de que seguimos marchando por la responsabilidad que los ciudadanos nos han confiado. Los tiempos difíciles se superarán con el esfuerzo y la constancia. No tengo la menor duda. La figura mítica de Hércules, que da nombre a nuestros galardones, es un ejemplo de entrega, voluntad y perseverancia, que son valores insustituibles para conseguir los objetivos que se pretenden».
Finalmente, la ceremonia de los Hércules 2012 finalizó, con los himnos de Alcalá la Real y de Andalucía, con todos los presentes puestos de pie y con aplausos para Andalucía, España y la Humanidad, salidos de las calurosas manos de un puñado de alcalaínos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario