Páginas vistas en total

viernes, 23 de diciembre de 2011

ENTREVISTA CON PACO MOYA


Francisco Moya lleva toda su vida en la zapatería que su familia tiene en el centro del municipio, allí le nacieron los dientes y más tarde se inició en las ventas, conoce como nadie el negocio y a pesar de que la crisis ha lastrado muchas las ventas, sigue fiel en su negocio.
-¿Cómo se inició en el negocio del zapato?
-De casta le viene al galgo porque practicamente en el poco tiempo que tenía libre me iba a la tienda a echar una mano a mis padres y la verdad es que el gusanillo lo tengo desde bien temprano. La entrada en el negocio entró por la sangre, porque a partir de los 18 años que colgué los libros definitivamente, me inicié en todo esto y me involucré dentro del comercio.
-¿Qué tipo de artículos venden?
-Pues de todo tipo de zapatos y complementos, sobre todo de anchos especiales y sobre todo lo que más vendemos son botas y zapatos para el campo que es nuestra gama más alta, y de señora de anchos especiales y caballero de calidad.
-¿Cómo es su clientela?
-Me gustaría tener muchos tipos de clientes, pero la cosa, últimamente, está dando un bajón muy grande que es algo muy serio y las ventas están decayendo de una forma alarmante.
-¿Por cuanto dinero se puede comprar unos buenos zapatos?
-Desde los quince euros, está claro que puedo ofrecer un buen par, para caballero y zapato de mujer hay ofertas desde ocho euros en adelante.
-¿Qué futuro le ve a su negocio?
-Pues el que quiera mi hija, porque el futuro del sector del cazado lo veo francamente regular, es una pena decir esto pero es la verdad; hay varias respuestas a ello, sobre todo la competencia, como la de los chinos o el mercadillo de los martes y sobre todo a la gran crisis que estamos padeciendo de estos dos años atrás. En realidad, estamos ahora sobreviviendo pero hay mucha gente que se ha ido a la ruina.

1 comentario:

  1. Mucho ánimo, la calidad, la cercanía , el trato y el ser un experto en calzado como tú, son garantias suficientes para ir a tu establecimiento y salir andando sobre unos zapatos de calidad, que aporten comodidad a la vez que durabilidad.Por eso, a no tirar la toalla, por mucha crisis que tengamos, la calidad no debe perderse sino al revés, tendremos menos cosas, pero no descuidar las principales y la salud de nuestros pies, precisamente porque nos permiten movernos, es importante preservarla y no ponerla en peligro, por una mala elección.Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar