Páginas vistas en total

lunes, 4 de junio de 2018

ENTRE LA SUBSISTENCIA Y EL AMOR

El pasado 4 de junio oí decir y escuché palabras bellas de manos del director provincial de Cáritas, Rafael López; me impactó su alegría, sus ganas de trabajar por los más necesitados, iba oyendo lo que decía y mi cuerpo temblaba. Sus palabras ‘necesito comer, necesito vestirme, pero mi mayor necesidad es que me amen, algo que es deficitario en la sociedad y es urgente y necesario amar y ser amado, y en eso estamos volcados en Cáritas’.
Creo que amar es importante y todos anhelamos amar, pero amar no es gratuito, y no se puede amar por decreto, amar es un sentimiento que sale del cuerpo y del alma. Y después de la ley de la jungla que impera en nuestras sociedades, donde mirarnos el ombligo es lo más de lo más, escuchar las palabras de Rafael López es esperanzador. No sé, amar es un proceso del individuo y sí puede ser el proceso más importante de nuestras vidas. Pero creo que el amor cuando germina, iguala a todos o quizás sea una tontería lo que he escrito. Lo que quiero decir que ayudar a los más desfavorecidos no es amor, es un sentimiento o un deber de los hombres y mujeres que no soportan ver sufrir a sus semejantes. Creo que Cáritas realiza una gran labor entre los excluidos y los necesitados y que haya personas que se ocupen de los demás, es una de las expresiones más fundamentales del ser humano.
Pero creo que la solución no es de ayuda a los más desfavorecidos, porque no se transforma la sociedad, la solución es muy difícil y es convencer a las mujeres y a los hombres de que otra vida es posible, una vida para compartir lo que hay en el mundo, donde no haya tantas diferencias sociales, donde haya unas leyes que se cumplan y donde hayan derechos que primen la vida: ser una persona digna, con un cobijo, unos alimentos para subsistir, un vestido que ponerse, tener acceso a la educación libre y en fin que la subsistencia no sea una pelea diaria y después o antes el amor, que la gente se quiera sería lo más, pero eso es difícil y cada uno es libre de amar a quien quiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario