Páginas vistas en total

domingo, 4 de junio de 2017

UNA TIENDA PARA LOS PRODUCTOS DE LA COMARCA

José López ha tenido la buena idea de reunir en un local los diversos productos que hay en la comarca para ofrecérselos a una clientela que los busca. En su establecimiento de la Avenida de Andalucía tiene un lugar para cada uno de ellos y se siente orgulloso de haber iniciado esta aventura. Cuenta que la idea surgió porque vio que había un vacío en el municipio y en la comarca de recopilación de todos los materiales y artesanías y demás, así como cosas industriales que se hacen aquí y «quise darle una especie de salida a todo eso». Además, sigue diciendo, de que hay algunos artistas y artesanos que no tenían donde exponer y se le ofrece la oportunidad de que encuentren un sitio aquí. Manifiesta que empezó esta andadura el día 1 de julio de 2016, en un inmueble de la carretera de Santa Ana y en vista de que la gente se interesaba por los productos que tenía en el establecimiento pues me he desplazado a este local frente a la Estación de Autobuses para dar más elegancia a estos productos. En el inmueble se pueden encontrar diversos productos de la comarca, desde un botijo de artesanía, hasta una mantilla bordada de Artesanía Florencia o incluso una máquina para hacer quesos, hay de todo lo que se hace en los municipios que conforman la Sierra Sur. Desde vino, aceite, utensilios de esparto, mimbre, sillas de anea o material de madera y aparte lo que depositan los artesanos que no tienen donde exponer que tienen un rincón aquí para que la gente vea lo que hacen, en definitiva es una exposición de lo que se hace en la comarca. José López dice que hay un conjunto de empresas diferentes en su forma de producir y cada una de ellas tiene un acuerdo con Prodeco que así es como se llama el establecimiento, desde una obra artesanal hasta una empresa que aquí no vende nada, pero que coloca aquí su expositor para que los clientes se enteren y me dan una cuota mensual.
Entre los productos punteros que ofrece Prodeco, José López dice pensárselo y después de dudar un momento, contesta que el aceite pero añade que aún no está bien potenciado, y después dice que es un aceite de una gran calidad aunque le falta un punto de promoción, cosa que en otros pueblos la tienen mucho más pronunciada. También manifiesta que los productos que más vende, es los realizados en madera en crudo, que los clientes compran para después darle la tonalidad que desean, sobre todo las sillas de anea y demás y luego después los artículos de regalos y cosas simples para temas de recuerdo. Otros productos que los clientes buscan es los elaborados con esparto en diversas modalidades como cabezas de animales y alguna que otra capacha que hace un artesano de unos ochenta años, estas capachas las usaban antiguamente los pastores para llevar la merienda. En cuanto al futuro de su negocio, José López dice que en este tipo de negocio no gana mucho dinero pero si la situación sigue como hasta ahora, se puede mantener el funcionamiento de la tienda y algún posible puesto de trabajo y garantizar un sueldo. Además, dice que se pueden ir incorporando otra serie de productos de la zona y su establecimiento está abierto a todo el mundo y hay un sitio abierto para todo el que venga a ofrecer su producto. Más que un negocio es un acto de fe, de esperanza y de lucha por defender una serie de artículos que son de gran calidad para que sean útiles para los clientes que los compran y como está seguro de ello, ha arriesgado su tiempo y su dinero en un negocio hecho para quijotes. José López no está solo, le ayuda su hijo, otro José López que junto a su padre siguen pensando en que tienen algo que decir en este mundo de las compras. Allí, en este nuevo local, junto al recinto ferial y la estación de autobuses van llegando los clientes cada día y se interesan por los productos que se hacen aquí, allí se pueden ver prendas hechas de esparto, burros de plástico, unas sillas de anea, sillones que balancean el cuerpo y tranquilizan el alma, aceites de las diversas cooperativas y almazaras de la zona; bordados hechos a mano, con cariño y calidad, libros escritos por gentes de esta tierra, plásticos hechos con los últimos diseños. Es una apuesta distinta pero necesaria que ofrece lo mejor de lo que se elabora en esta comarca.

1 comentario:

  1. Santiago soy José Miguel López, de PROdelaCÓ. Debes corregir en el artículo lo siguiente: el gerente soy yo y mi padre me ayuda, la tienda se llama PROdelaCÓ, y los burros son de madera maciza. Por lo demás esta muy bien, gracias

    ResponderEliminar