Páginas vistas en total

domingo, 25 de junio de 2017

LA BRUJA FUE SACRIFICADA EN LA NOCHE DE SAN JUAN

El fuego atávico de la noche de San Juan tuvo en el municipio alcalaíno su fiesta y posterior quema de la Bruja en el barrio alto de San Juan, a unos pasos de la fortaleza de la Mota y desde las primeras horas del atardecer se estuvo preparando este evento, que este año ha cumplido su XXXI edición. Los vecinos y visitantes fueron subiendo las pendientes calles alcalaínas, por diversos lugares pero todos se fueron arremolinando en la explanada de la iglesia y cuando llegaban, miraban al campanario, lugar donde la Bruja comenzaba su andadura hasta ser quemada en la hoguera que ya estaba preparada y despedía un calor asfixiante que se sumaba a la temperatura alta de la noche alcalaína. Cientos de personas se fueron congregando y en dicho lugar se había instalado una especie de discoteca y un disc-jokeys hacía sonar la música a gran volumen, especialmente la canción de moda ‘El Despacito’que se apoderaba de los oidos de los allí presentes.
El artífice de todo este montaje, es Rafael García Medina, un alcalaíno plurifacético, ganador del premio de poesía Arcipreste de Hita, escritor y poeta, conocedor de la historia alcalaína que lleva 31 años realizando esta especie de purificación veraniega, con el fuego dominando las artes de la Bruja y contaba que este año la quema había cambiado un día de fecha, debido a que el párroco de la iglesia de San Juan quería distinguir los actos religiosos de los profanos, por lo que el día 23 de junio se celebró la misa y la procesión de San Juan y el día 24 sobre las 23:30 horas tuvo lugar ‘La Quema de la Bruja. Antes un par de hombres habían colocado una serie de paneles de madera, con los que levantaron el fuego purificador en la noche alcalaína; unos 50 palés fueron, poco a poco, cayendo en las garras del fuego y a las 23:30 horas y mientras los cohetes sonaban y las lagrimas de ellos, caían en diversos colores, la Bruja se fue asomando al campanario y poco a poco se fue deslizando a través de unas cuerdas, mientras una música fúnebre sonaba y el público permanecía expectante. La Bruja seguía deslizándose en la cuerda y cada vez más se acercaba a la hoguera, donde sus llamas eran avivadas con cada palé que se agregaba. Los zapatos de la Brujafue lo primero que el fuego arrasó y el muñeco dio un pingo para salvar el pellejo, pero ya estaba herida de muerte y el fuego se iba extendiendo por su cuerpo, mientras el público observaba el espectáculo. De la Bruja solo quedó un armazón que flotaba en la cuerda, mientras todo su cuerpo y vestidos eran consumidos por el fuego; eran las llamas reparadoras del solsticio de verano alcalaíno que daba la bienvenida a los cientos de personas congregados allí. La gente aplaudió el final, cuando el fuego consumió a la Bruja y la música volvió a sonar con estridencia y las llamas seguían subiendo hasta lo más alto como queriendo llegar al cielo . Este todo el ambiente se había purificado con aquellas llamas de madera de palé que habían convertido, una vez más, a la placeta de San Juan en el centro alcalaíno.
Después de que la Bruja desapareciera entre el fuego, los centenares de personas que allí había se fueron bajando por aquellas calles pendientes hasta llegar al centro, otros se quedaron bailando y charlando en la coqueta plaza de San Juan y Rafael García Medina bajó del campanario por aquellas estrechas escaleras hasta llegar al patio de la iglesia. Las fiestas de San Juan fueron organizadas por la hermandad del Cristo de la Salud y la asociación cultural Pilar de San Juan. Este evento se remonta a la Edad Media y en la época actual se recuperó sobre el año 1985 cuando un grupo de vecinos decidió realizar la procesión de San Juan. Las fiestas de San Juan, también, se celebróen la aldea de Ribera Alta, donde los vecinos organizaronla procesión a través de las calles del lugar y posteriormente tuvo lugar la verbena, a la que acudieron gentes de los pueblos de alrededor, gozando de un gran prestigio. A pesar de que tuvo una gran importancia en años anteriores, acudiendo miles de personas, en la actualidad ha bajado el volumen de gente, pero aún sigue interesando a los vecinos por ser la fiesta mayor de la aldea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario