Páginas vistas en total

sábado, 29 de abril de 2017

SALÍ DEL CASABLANCA A MEDIANOCHE

Estaba en el Casablanca viendo y escuchando un espectáculo denominado 'Abierto en Canal', en el mismo actuaba el cantautor alcalaíno Rafa Álvarez y el actor Pedro Léndinez. Salí del bar sobre las doce de la noche, me sentí libre y me apetecía dar un paseo, pasé por el pub l@lol@, por el Tipi-Tapa, no había nadie o mejor dicho, no quise ver a nadie. Caminé en la noche fresca, no había ni un Cristo en las calles y las ramas de los árboles se movían como si tuvieran brazos. El Llanillo estaba triste pero mis pasos lo fueron recorriendo, mi cuerpo tenía alegría y me subí la cremallera de la cazadora negra que llevaba puesta, para combatir el frío de la noche, a pesar de que la primavera había llegado. El Pilar de los Álamos tenía sus caras renacentistas hablando entre sí y los caños no manaban ni agua, ni vino. Había un pez que nadaba y creo que hasta cantaba, algo así como una serenaa, pero no supe para quién era la misma. En el Palacio Abacial se oían voces y susurros, eran los presos que en los años sesenta del pasado siglo había sido guardados en aquella cárcel y trataban de pedir ayuda. En el museo de arriba, el Hércules daba paseos en la sala principal y trataba de seducir a las Venus ardientes que se escondían en cuevas prehistóricas. Salí por la parte de atrás, por la puerta que da al colegio infantil Martínez Montañés y por la calle Fuente Nueva, me dirigí al teatro Martínez Montañés; la puerta estaba abierta y subí hasta el antiguo gallinero, en la pantalla se proyectaba 'El crimen de Cuenca', aquellas escenas me digustaban y las miré de reojo pero no mantuve la mirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario