Páginas vistas en total

miércoles, 8 de octubre de 2014

JOSE LUIS ALVAREZ, EL FOTOGRÁFO SONRIENTE

Este hombre hace fotos y las hace con alegría y eso es prueba de que le gusta su trabajo, por todo eso le he hecho una entrevista. 1.- ¿Cómo te hiciste fotógrafo? Como diseñador gráfico tenía que hacer muchas veces uso de la fotografía, investigar en las posibilidades que me ofrecía para mis diseños. Han sido muchos años trabajando para muchas empresas y particulares que, al final, siempre te pedían combinar los diseños con fotografía. Eso, y que había sido un arte que siempre me había atraído, hizo que comenzará a trabajar sobre la fotografía, un mundo tan apasionante que al final me acabó absorbiendo. 2.- ¿Qué trabajos estás haciendo ahora? Ahora mismo estoy centrado principalmente en bodas, fotografías de niños y niñas y catálogos de moda. Me gustaría tener tiempo para otro tipo de fotografías pero, afortunadamente, no lo tengo. 3.- ¿Cómo es una buena fotografía? Siempre que haya detrás una intención, cualquier fotografía puede ser buena aunque te saltes las reglas. El reto es conseguir una emoción en la gente. No dejar indiferente. De una forma más concreta, para mí una buena fotografía debe ser muy natural y el hecho de que esté muy calculada hace que no llame la atención. No obstante, hay que conocer las reglas y las normas para partir de ellas. 4.- ¿Qué tipo de conocimientos tienes? Si bien nunca he ido a una escuela de fotografía como tal, el conocimiento ha sido fruto de muchas horas de trabajo, disparando la cámara. Aprendiendo de los errores y de los éxitos e investigando mucho, viendo muchas fotografías y analizando aquellos fotógrafos o fotografías que me gustan. 5.- ¿Qué enseñas en tus cursos? Existe una gran afición por la fotografía y mucha gente tiene hoy cámaras réflex. Sin embargo, para conseguir fotos bonitas no solo es necesaria una cámara "buena". En mis cursos enseño las técnicas básicas para comenzar a sacar fotos fascinantes. Algo así como un "abc" de la fotografía partiendo de las opciones que ofrecen las cámaras para que las aprendan a utilizar de un modo más profesional. En las ocho horas que tiene el curso les facilito herramientas para que, si quieran, puedan estar trabajando meses. 6.- ¿Qué piensas cuando haces una foto? Para mí es un lenguaje, una manera de expresarme. Me obsesiona conseguir que la persona fotografiada se guste y aquí no hablamos de belleza exterior. Hablamos de muchas más cosas: un gesto, una expresión, una mirada que transmita cómo es esa persona. Huir de los artificios para sacar lo más genuino. Cuando se trata de reportaje social, como puede ser una boda, me gusta captar pequeños detalles que transmitan el sentimiento y emoción que "flota" en ese evento. 7.- ¿Cómo ha cambiado tu vida en estos últimos años? Digamos que lo que comenzó siendo una afición se ha convertido en mi trabajo y, como tal, en mi vida. Tener tu propia empresa es algo que te absorbe mucho tiempo y es satisfactorio cuando es en algo que te gusta. Eso no quita que uno tenga las mismas dificultades de cualquier autónomo o empresario y la incertidumbre que se tiene sobre la llegada de nuevos trabajos. 8.- ¿Qué es lo que más te gusta? Sentarme en el ordenador y retocar fotografías. Es donde se hace la magia. Conseguir la fotografía perfecta es el trabajo en el que llevo años enfrascado, día y noche. 9.- ¿Se puede vivir de la fotografía en Alcalá? Claro que sí. No es fácil, pero como cualquier negocio. Tienes que demostrar día a día tu profesionalidad y nadie regala nada. Pero con tesón y constancia se puede uno enfrentar día a día a las dificultades y conseguirlo. 10.- Qué le dirías a los jóvenes parados alcalaínos? Que no se queden ni un sólo día en casa apáticos. Que salgan aunque sea a la calle a pasear, pero que no pierdan el pulso de la realidad. Creo que estar activo, de algún manera, siempre llama a la actividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario